MEDIO AMBIENTE


Deja un comentario

“No hay que cultivar maíz en zonas mineras”

zxc“No hay que sembrar maíz en zonas donde existan residuos generados por una actividad minera”, afirma la doctora María Aurora Armienta Hernández.

La investigadora integrante del Colegio de Sinaloa impartió ayer en la UAIS Unidad Mochicahui la conferencia “Efectos de la minería en el cultivo del maíz”.

¿Cuáles son los aspectos importantes en esta investigación?
En que en muchas zonas mineras de México hay residuos de minería que quedaron de tiempo atrás y la gente que vive en los alrededores siembra maíz, que es el principal cultivo de México, y lo que nosotros estudiamos fue si esos residuos que se encuentran presentes en el suelo están afectando tanto el crecimiento del maíz como a las plantas y con el riesgo de que después puedan llegar a la gente al consumir este producto.

¿Y qué encontraron en estas investigaciones?
Los resultados que arrojaron nuestras investigaciones es que los residuos de minería en estas zonas sí afectan el crecimiento, y aunque no en toda la proporción se va al maíz, sí una parte, por lo que la conclusión general es que no hay que cultivar maíz en suelos que puedan estar afectados por esos residuos.

¿Qué tan grave es la afectación causada por residuos mineros?
En realidad al grano no pasa mucho, pues pasa más al tallo y a la raíz, pero el rastrojo si se le da a los animales es lo que pudiera afectar más, además de que el crecimiento de las plantas también se ve un efecto importante porque las plantas contaminadas con este tipo de residuos crecen menos y, en consecuencia, también producen menos.

¿En esas condiciones cuál sería la recomendación a los productores?
Que no siembren ahí y que se vayan a buscar otras zonas y que ahí cultiven otro tipo de plantas que no sean comestibles.

¿Qué plantas recomendaría para este caso?
Para este caso, estaríamos recomendando plantas que se utilicen para la elaboración de textiles por citar un ejemplo, pero nunca para producir algo que se le vaya a dar al ganado.

¿Estos estudios dónde se elaboraron?
Los hicimos en el centro del país, particularmente en la zona de Taxco, Hidalgo, y de Guerrero, pero la recomendación que hacemos de no sembrar maíz en terrenos de este tipo es porque aquí tenemos municipios en donde se tiene actividad minera y lo que se busca es evitar riesgos. Debate


Deja un comentario

Los yukpas: una etnia asediada por la desdicha

zs3

Pésimas condiciones de vida y desidia gubernamental han mantenido sellado el destino de los habitantes de la Sierra de Perijá.

Sierra de Perijá. Tener tierras para poder vivir de ellas mediante cualquier actividad, sea por cultivos o con ganado, debería ser suficiente para llevar una vida pacífica, probablemente sin lujos, pero también sin carencias. Esta podría ser la creencia popular, sin embargo, la realidad suele ser más cruda y más todavía para los pueblos indígenas que de propaganda gubernamental no viven.

Desde Maracaibo, a solo un par de horas, de autobuses y de alcabalas con funcionarios interesados en las pertenencias de los viajeros, se encuentra Toromo, una pequeña comunidad indígena que no llega a pueblo, pero sí a sorprender. Caluroso, de clima y gente, con casas de zinc, de bloques de cemento y de bahareque, además de mucho verde a los alrededores. Los niños se acercan corriendo interesados en los nuevos visitantes con sus largas mochilas. Barrigas gordas, extremidades delgadas, caras largas y un: “¿Señor, me regala pan?”.
zadf
Casi 3000 kilómetros cuadrados conforman la Sierra de Perijá, decretada como parque nacional con el objetivo de preservar la biodiversidad. Un sitio que parece tener de todo, montañas que van desde los 800 metros hasta más de 3500, ríos y largas extensiones de terreno fértil, un clima perfecto para tener diferentes cultivos como café, plátano, granos, aguacates, y más. Sin embargo, enfrenta una severa crisis. En esa zona, las comunidades tienen problemas de salud y limitaciones para sembrar, con lo cual el sustento se dificulta.

¿Cuál es el problema?
La economía de los yukpas está basada en el cultivo y, en menor cantidad, en la ganadería, pero ello ya no es posible.

Hay un dicho que cita “No solo de pan vive el hombre”, y en las comunidades indígenas no pueden vivir de lo que cultivan, por lo que deben mercadear sus productos para poder adquirir otros.

Con todo, las malas condiciones de las vías de comunicación —incluso la inexistencia de estas dentro de la Sierra— y los senderos en donde solo pueden transitar mulas, hacen que muchos de los cultivos se pierdan. En octubre del 2016, la viuda del conocido cacique Sabino Romero tuvo que lamentar perder toda su cosecha de aguacates. A pesar de que fue buena, no hubo forma de sacarla.

Hay quienes sí logran el cometido de transportar la mercancía hasta Machiques, son casos de éxito a menor medida que igual encuentran trabas en el camino, entre ellas: falta de espacios dispuestos para poder comercializar y la famosa viveza criolla que aparentemente es uno de los rasgos característicos de la sociedad venezolana. Quienes compran sus productos regatean con saña para adquirirlos a precios muy por debajo de su verdadero valor, mientras que los costos de la mercancía que ellos venden —y que los yukpas tanto necesitan— se mantienen hasta por encima del precio del mercado.

Frente a la Plaza Bolívar y junto a la biblioteca pública, existe un terreno emblemático para la etnia porque ahí era donde el famoso Cacique Romero solía ofrecer aguacate y topocho. Este terreno en muchas ocasiones ha querido ser utilizado por los indígenas como espacio para sus actividades comerciales creando lo que llamarían el “Mercado Indígena Agrícola Artesanal Sabino Romero”, pero no han tenido éxito. Muchos responsabilizan a los entes gubernamentales de la región de frenar a la etnia en la ocupación del espacio, llegando al uso de la fuerza policial para evitarlo.

“Espejos por oro” es quizá la mejor analogía para describir el caso de los yukpas, quienes a lo largo de los años han tenido que abandonar sus territorios ancestrales, sometidos por la codicia de terratenientes que aspiran a poseer estas áreas fértiles, así como los intentos del Gobierno de dedicar parte de estos espacios a la explotación de carbón, sin importar el daño que hace a la comunidad y al ambiente.

Incluso dentro del mismo parque nacional más abusos se cuecen a mano de la delincuencia organizada, que bajo el terror y sobornos mantienen a la población sometida y resignada a que su territorio sea una ruta para transportar ganado ilegal, gasolina, entre otros productos. Esas mismas bandas poco a poco han estado captando a la juventud indígena, atrayéndola con dinero y estupefacientes. Todo un ilícito a vox pópuli. Y las alcabalas no se manejan solas.

Muchos han dejado sus tierras para vagar por las calles de las grandes ciudades y vivir de la venta de algunas artesanías, y la limosna, mientras mantienen a sus niños en un trance producido por el hambre y la poca libertad que les da el cartón donde se posan a la espera de un billete extra. Pese a que todo luce tan desolador bajo este escenario, todavía hay un grupo que no deja de cultivar, de mantener un pequeño ganado y ver a sus pequeños correr en la serranía.

Los riesgos de salud
En esa zona lo más preocupante es el estado tan deplorable de salud de los niños. En solo minutos se puede hacer una lista de las afecciones que sufre la mayoría: anemia, parasitosis aguda y graves infecciones en la piel, incluso muchos de los niños llevan en la cabeza una característica herida supurante.

Todo porque no hay atención médica en toda la zona. Medicamentos tienen, todos resguardados en un ambulatorio, sin personal de salud. Algunas medicinas, que son complicadas de conseguir en el resto del país, están allí, a la espera de ser utilizadas o caducar sin vida útil. Esto bajo la indiferencia de unas autoridades que se proclaman “defensores de los derechos indígenas”. La única atención que reciben proviene de grupos de estudiantes que se organizan cada cierto tiempo.

Los yukpas deben ser trasladados hasta Machiques en busca de profesionales de la salud, señalan los indígenas, pero la ciudad también carece de atención médica de calidad, por lo que ellos mismos piden ser trasladados al Hospital Chinquinquirá o al Hospital Universitario de Maracaibo para evitar pisar la tumba.




Deja un comentario

En el Perú viven unos 5 mil pobladores indígenas en situación de aislamiento y contacto inicial

zcv

En el Perú viven unos 5 mil pobladores indígenas en situación de aislamiento y contacto inicial

El Ministerio de Cultura (MINCU) presentó el documento “Avances en la Protección de los Pueblos Indígenas en Situación de Aislamiento y Contacto Inicial en el Perú”, en el que se registra los progresos que el país ha logrado en los últimos años en materia de protección de estas poblaciones ante vulnerabilidades inmunológicas, sociales y territoriales.

Alfredo Luna, Viceministro de Interculturalidad del MINCU, fue el encargado de presentar la referida publicación, quien recordó que “el trabajo realizado hasta el momento no es suficiente, porque se tienen que establecer políticas públicas en beneficio de los PIACI”.

“Aún hay vacíos por llenar, pero también es cierto que la situación que teníamos hace una década es bastante diferente. La relación con las organizaciones indígenas es cada vez más sólida. La participación de ORAU y FENAMAD es importante. La participación de NORAD y WWF es una muestra importante de cómo el tercer sector está colaborando con la sociedad y el estado”, señaló el funcionario del estado.

A su turno, Ángela Acevedo, titular de la Dirección General de los Derechos de los Pueblos Indígenas de MINCU, detalló los pormenores de la publicación ante un público de especialistas e invitados. Acevedo relató que en “el Perú existen, registrados hasta el momento, unas 12 poblaciones de PIACI y que todas ellas suman unas 5 mil personas”. Asimismo, la especialista recalcó la importancia de las alianzas y la coordinación multisectorial.

“El trabajo con los PIACI es un desafío muy grande y nosotros no podemos desarrollar el trabajo si no tenemos una coordinación con los otros sectores. Ministerios, organizaciones indígenas y la cooperación también son muy importantes en todo el proceso”, indicó.

A su turno, Lucía Ruiz, Directora Adjunta de WWF Perú, manifestó sentirse orgullosa por representar, de alguna manera, a las diversas organizaciones de la sociedad civil que durante años han estado interesadas en resaltar la presencia de la población indígena en aislamiento.

“Hoy el Ministerio de Cultura permite que WWF apoye de manera conjunta y constante. Así también, la Cooperación Noruega ha puesto su confianza en este trabajo, que ya viene desarrollando sistemáticamente el viceministerio de interculturalidad desde anteriores gestiones. Yo creo que la política pública para los PIACI llegó para quedarse. Este tema tiene que conocerse por todos porque estamos hablando de vidas que pueden ser vulneradas sin que lo sepamos”, señaló.

Los pueblos reconocidos

Hasta la fecha los pueblos reconocidos por el MINCU son Murunahua, Mastanahua, Chitonahua, Isconahua, Yora, Machiguenga, Amahuaca, Kakataibo, Mashco Piro y tres pueblos indígenas más, pero cuya pertenencia étnica aún no se ha podido determinar.

Todas estas poblaciones viven en una extensión territorial de aproximadamente 2.8 millones de hectáreas, que se distribuyen entre Reservas Territoriales e Indígenas. WWF Perú


Deja un comentario

Despojar pueblos y atacar resistencias: “Las otras actividades de las empresas mineras”

zzzzzzzzzLas empresas mineras de capital privado, extranjero y trasnacional en conjunto con los estados en sus tres niveles de gobierno, están decididas a incrementar y diversificar sus acciones relacionadas con el despojo de los bienes naturales, el desplazamiento de la población, la ocupación del territorio y la eliminación de cualquier proceso organizativo que intente resistir y defenderse de forma pacífica, legal y en total ejercicio de sus derechos colectivos.

A los ya de por sí conocidos procesos violatorios a los derechos humanos y a la violación de las leyes nacionales, en fechas recientes y en diversas partes del país y de Latinoamérica, han iniciado una fuerte campaña para la difamación, criminalización, estigmatización, agresión y amenazas en contra tanto de la población, como de los grupos que acompañan sus procesos de defensa y resistencia en contra de la minería.

Lo hacen desde diferentes frentes, por ejemplo; utilizando empleados de la empresa canadiense Almaden como sucedió en Ixtacamatitlán, Puebla; o como lo hicieron a través de la autoridad municipal e instancia federales y la misma empresa Fortuna Silver Mines en San José del Progreso Oaxaca; o con golpeadores, soldados y policías auspiciados por la empresa Excellon Resources quienes desplazaron de su campamento a las y los ejidatarios
de La Sierrita, Durango; o como hace apenas unos días le pasó lo mismo a las y los integrantes del Frente Popular en Defensa del Soconusco en Acacoyagua Chiapas, cuando el presidente municipal solicitó la presencia de la policía estatal y del ejército con lo que mandó un mensaje claro de apoyo a la empresa minera El Puntal S.A de C. V. De la misma forma ocurrió con la organización Bios Iguana y el Consejo Indígena por la Defensa del Territorio de Zacualpan en Colima, quienes al defenderse de la empresa Gabfer S.A. de C.V, recibieron la presión de todo el aparato estatal que actuó en su contra.

Esto también pasa constantemente en Guerrero, en Zacatecas, en San Luís Potosí, al igual que en otras partes de Latinoamérica como recientemente ocurrió en Perú, cuando la empresa Hudbay haciendo gala del control que ya tiene sobre el estado, mandató a la policía del Perú para retener e investigar la actuación de los compañeros de MiningWatch y el documentalista John Dougherty, perseguidos por proporcionar información sobre los desmanes que esta fatídica empresa ha ocasionado en varios países incluyendo el propio Canadá.

En todos estos casos hay un patrón de conducta en el que se alinean medios de información, empresas, instancias del estado y diversos grupos armados legales e ilegales quienes buscan intimidar y estigmatizar la defensa del territorio contra la minería. Amenazan, golpean, detienen, intimidan, siembran pruebas e inventan expedientes para deslegitimizar tanto a los grupos que acompañan a los pueblos, como a los propios habitantes que aspiran a una vida digna y no de muerte como viene generando la minería.

La campaña está desatada y en ese contexto, REMA se solidariza con cada uno de las mujeres y hombres que han vivido y viven estos procesos, y lamentamos la terrible sumisión de los estados para con el poder empresarial.

El Frente del Soconusco, Otros Mundos, EDUCA, Miningwatch, Consejo Tiyat Tlali, Prodesc, Fundar, el Frente Ixtepecano, la Unión de Ejidos de Zanatepec, los pescadores de Nvo. Balsas, Bios-Iguana, entre muchos otros grupos, son quienes han sido víctimas de campañas difamatorias, amenazas y en algunos de estos grupos incluso han sido asesinados, simplemente por actuar en defensa de los derechos colectivos, respeto de la ley y de forma abierta y transparente, mientras las empresas, los estados y sus grupos de choque actúan en la opacidad, la cobardía y el uso de la fuerza y la intimidación.

Ante esta alzada de intimidaciones y campañas de odio y difamatorias en contra de las compañeras y compañeros de grupos y comunidades por parte de la empresas mineras, la REMA denuncia la omisión del estado mexicano y lo hacemos responsable de cualquier afectación física, psicológica y patrimonial de nuestros compañeros. OCMAL


Deja un comentario

El 58,2% de suizos se opone a construcción de más centrales nucleares

zzzLos suizos votaron ayer (21 de mayo 2017) claramente en referéndum a favor de la prohibición de construir nuevas centrales nucleares. El 58,2 por ciento votó a favor de una nueva ley de energía, que contempla la prohibición de construir nuevas plantas nucleares. Las cinco que ya existen seguirán funcionando mientras la autoridad nuclear las siga considerando seguras.

“Pueden pasar diez o 15 años hasta que se desconecte la última central nuclear”, dijo Rolf Wüstenhagen, profesor de Gestión de Energías Renovables en la Universidad de St. Gallen.  En noviembre pasado los suizos rechazaron la desconexión de todas las centrales hasta 2029. Uno de los reactores se cerrará en 2019, mientras que otro está fuera de servicio desde hace dos años por motivos de seguridad. Se trata de Beznau 1, inaugurado en 1969 y el más antiguo del mundo sin desconectar definitivamente.

La nueva ley, que regirá a partir de 2018, también endurecerá los niveles máximos de emisiones de CO2 para los vehículos y aumentará los incentivos para las energías renovables. También se impulsará el saneamiento de los edificios para conseguir una mayor eficiencia energética. El 60% de la electricidad que se emplea en el país alpino ya procede de fuentes sostenibles, sobre todo de centrales hidroeléctricas. Las medidas se financiarán en parte con impuestos a la electricidad. (dpa)


Deja un comentario

Convenio para el uso de mercurio entrará en vigor en todo el mundo

zmkEsta semana el mundo dio un paso histórico en la lucha contra el envenenamiento a causa del mercurio ya que se logró superar el umbral de las 50 ratificaciones para que entre en vigor el convenio internacional que regula el uso del peligroso metal.

La Unión Europea y siete de sus miembros: Bulgaria, Hungría, Malta, Holanda, Rumania y Suecia depositaron en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York sus ratificaciones, con lo que se logró la ratificación número 51.

El Convenio, que ha sido firmado por 128 países, entrará en vigor en 90 días, el 16 de agosto de 2017.

Es el primer nuevo convenio global de la última década relacionado al medio ambiente y a la salud, y compromete a los gobiernos a tomar medidas específicas para controlar la contaminación por mercurio derivada de actividades humanas.

Las medidas incluyen prohibir nuevas minas de mercurio, clausurar aquellas que ya existen, regular la minería de oro artesanal y de pequeña escala, y reducir el uso y emisiones del mercurio.

Debido a que este metal es indestructible, el Convenio también estipula condiciones para un almacenamiento provisional y disposición final de desechos de mercurio.

“El Convenio de Minamata demuestra un compromiso global para proteger la salud humana y ambiental,” dijo el Secretario General de la ONU, António Guterres. “Las acciones de hoy demuestran que los problemas que nos afectan a todos, también pueden unirnos por el bien común.”

No hay un nivel de exposición al mercurio que sea seguro, y todos corren riesgo ya que este peligroso metal [pesado] se ha esparcido hasta los lugares más remotos del planeta y está presente en productos básicos de uso diario, incluyendo cosméticos, lámparas, baterías y empaste dental.

Niños, infantes y bebés que aún no han nacido son los más vulnerables, junto a la población que consume pescado contaminado, aquellos que utilizan mercurio en su ámbito laboral y las personas que residen cerca de una fuente de contaminación de mercurio o en zonas de bajas temperaturas donde este peligroso metal tiende a acumularse.

“¿Quién quiere vivir en un mundo donde usar maquillaje, recargar los teléfonos e incluso comprar anillos de matrimonio signifique arriesgarse a que millones de personas sean envenenadas por mercurio?” dijo Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente.

“Afortunadamente con el mercurio tenemos soluciones tan obvias como el problema. Existen alternativas para todos los usos actuales del mercurio, así como nuevos y más seguros procesos industriales. Países grandes y pequeños pueden jugar un rol en el combate contra el mercurio, al igual que los hombres y mujeres en las calles, solo con cambiar lo que compran y usan.”

Hasta 8.900 toneladas de mercurio se emiten anualmente. Puede ser liberado de forma natural por el desgaste de rocas que contienen mercurio, incendios forestales y erupciones volcánicas, pero también se dan emisiones significativas procedentes de la actividad humana, particularmente de la quema de carbón y la minería de oro artesanal y de pequeña escala.

La minería sola expone hasta 15 millones de trabajadores en 70 países al envenenamiento por mercurio, incluyendo niños trabajadores.

Otra forma de contaminación por mercurio causada por los humanos incluye la producción de cloro y de algunos plásticos, la incineración de desechos y el uso de mercurio en laboratorios, productos farmacéuticos, conservantes, pinturas y joyería.

“Es un momento crucial en la lucha contra los químicos dañinos y sus impactos negativos a la salud y al medio ambiente,” dijo Naoko Ishii, Directora Ejecutiva y Presidenta del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, GEF.

“El mercurio puede transportarse a distancias muy lejanas de su lugar de emisión original, contaminando la comida que consumimos, el agua que bebemos y el aire que respiramos.” agregó Naoko.

El Convenio obtiene su nombre del caso histórico de envenenamiento por mercurio más desastroso, ocurrido en Minamata, Japón, en mayo de 1956, a consecuencia del vertido continuado desde 1930 de efluentes industriales en la Bahía de Minamata.

Personas de la localidad que consumían pescados y mariscos de la bahía comenzaron a sufrir de convulsiones, psicosis, pérdida de consciencia e inclusive algunos entraron en coma.

Entonces, se concluyó que miles de personas estaban envenenadas con mercurio, lo cual se conoce ahora como la enfermedad de Minamata. Fuente: ONU Medio Ambiente.