Hace más de 12 mil años ya habitábamos la Amazonía

chiribiquet
Superficie de la piedra de los tepuyes que componen la estructura geológica principal del parque en donde fueron pintadas directamente por las comunidades que habitan la Amazonia. Instituto Colombiano de Antropología e Historia.

El pasado 1º de julio, el Parque Nacional Natural Chiribiquete fue incluido en la lista de sitios Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco. En él se hallaron más de 70.000 figuras rupestres realizadas hace más de 12.000 años. ¿Qué significan estas inscripciones? ¿Qué representan para la humanidad?

Ernesto Montenegro, director del Instituto Colombiano de Antropología e Historia, fue el primero que lo supo. En Baréin, un país ubicado en el Oriente Medio y que la Unesco eligió para realizar su convención número 42, Montenegro se enteró de que la entidad mundial había incluido el Parque Nacional Natural Chiribiquete en la lista de sitios Patrimonio Mundial de la Humanidad. El área protegida más grande de Colombia, con el tamaño de Dinamarca, 4’268.095 de hectáreas, pasaba a ser patrimonio de todos los hombres de forma mixta: patrimonio medioambiental y patrimonio cultural.

De la parte medioambiental se ha hablado más: impresionantes tepuyes, mesetas de roca que se alzan como torres en la selva y alcanzan los 900 metros, el triple de la torre Eiffel en París. Pero uno de los aspectos más importantes del parque son los más de 70.000 dibujos que se han encontrado en las paredes de roca. ¿Qué dicen estas imágenes de nuestro pasado? ¿Quiénes las han investigado? Montenegro habló con El Espectador sobre uno de los descubrimientos culturales más importantes de la historia de nuestro país. (Lea aquí la crónica: Así descubrieron al parque Nacional Natural Chiribiquete)

¿Cuáles son las evidencias culturales para la declaración de Patrimonio de la Humanidad?

En el Parque de Chiribiquete corresponden principalmente a los paneles rupestres: superficies de la piedra de los tepuyes que componen la estructura geológica principal del parque en donde fueron pintadas directamente por las comunidades que habitan la Amazonia. Son expresiones de su pensamiento, de su mitología, formas de entender el mundo, es decir, de la cosmogonía amazónica, que a lo largo de miles de años han sido consignadas sobre piedra y constituyen uno de los valores más importantes de este parque. (Le puede interesar: Los retos del Chiribiquete, ahora que es del tamaño de Dinamarca)

¿Se ha realizado algún tipo de traducción de estas imágenes?

Los paneles rupestres deben ser estudiados de distintas formas. Entre ellas, el papel de la semiótica resulta fundamental, porque hoy en día podemos evidenciar la existencia de representaciones humanas, animales, de situaciones de caza, de situaciones sociales y rituales. Sin embargo, es necesario un trabajo semiótico para entender la coherencia entre cada una de ellas y entre cada mural y los distintos momentos en los que se produjeron. Eso nos puede ayudar a identificar qué tipo de mensaje se está transmitiendo. El trabajo de interpretación de aquí en adelante es enorme.

¿Cuántas imágenes en total se han registrado?

La cantidad de representaciones que han sido identificadas son del orden de las 75.000 figuras individualizadas. Sin embargo, es necesario un trabajo específico sobre cada uno de los paneles. Apenas estamos en un trabajo exploratorio para poder identificar la integralidad de los bienes. Un porcentaje muy pequeño de superficies de los tepuyes ha sido investigado. Lo que vamos a encontrar más adelante va a ser seguramente mucho más impactante que lo que ya hemos visto. Lo que vamos a encontrar más adelante va a ser seguramente mucho más impactante que lo que ya hemos visto.

¿Qué edad tienen las imágenes que ya han investigado?

El trabajo de cronología, es decir, de establecer la edad de las imágenes, corresponde a técnicas arqueológicas de estratigrafía, que identifican en la secuencia de deposición de materiales en el suelo el tiempo que ha transcurrido, y estudiando el carbón y las partículas orgánicas que están dentro de este estudio se puede identificar el tiempo en el cual fueron ocupados esos espacios y, en consecuencia, los tiempos en los que pudo haber sido pintada la roca.

¿Con qué elementos se realizaron estas pinturas? ¿Cómo pudieron durar tantos años?
Uno de los grandes descubrimientos del profesor Carlos Castaño, coordinador de las investigaciones en Chiribiquete, es la identificación de los pigmentos que han sido asociados a la roca para que se logre una pintura de tal permanencia en el tiempo. Una de las primeras cosas descubiertas es que la preparación del panel resulta fundamental en el proceso de conservación: el lascado que se realiza sobre la superficie de la roca permite tener una superficie nueva, recién pulida, sobre la que se impregnan los pigmentos. Estos pigmentos están compuestos principalmente por la trituración y oxidación de la misma roca, que una vez se mezcla con agua y se aplica directamente a la piedra es absorbida, y ese proceso ha logrado el mantenimiento en el tiempo, a pesar de la luz, el tiempo o la temperatura.

¿Cuál es el siguiente paso? ¿Cómo van a hacer los estudios sin interferir con las comunidades indígenas que se cree hay en el Parque?

El plan de manejo que ha sido trabajado junto con Parques Nacionales Naturales prevé un sistema de gestión en el que se proteja el espacio de la carga que puede traer la visita masiva de la gente. Es necesario pensar este espacio como una reserva únicamente para la investigación y el desarrollo de dinámicas naturales del parque. Sabemos los retos que tenemos en cuanto a investigación antropológica y arqueológica, pues entender minuciosamente, por una parte, los distintos elementos sociales, de las comunidades aisladas que aún viven en este espacio es unos de los objetivos, y por otra parte, el desarrollo de investigaciones que permitan profundizar sobre el conocimiento de estas comunidades. Queremos saber si eran imágenes estéticas o si tenían un rol dentro de la construcción política y social de las comunidades.

¿Sabe si este descubrimiento de arte rupestre es el más antiguo de América Latina o hay dibujos de más años en la región?

Estas pinturas corresponden a fechas muy antiguas que podrían poner en cuestión los procesos de poblamiento de nuestro territorio que conocemos hoy en día. Pareciese que la ocupación amazónica tiene una profundidad cronológica mucho más importante que la que hemos definido hasta ahora. Pero es necesario desarrollar un conjunto de investigaciones que nos den muchas más fechas en el ámbito regional, que nos den luces sobre estos años enormes que tienen estas pinturas. Estos vestigios que encontramos en Colombia tienen que ver con los más antiguos que se han encontrado en América del Sur.

En algunos sitios se ha dicho que las imágenes tienen 12.000 años, en otros que tienen 20.000. ¿Cuál es la edad promedio de estos paneles?

Esa es una discusión central, ha sido un tema de debate en la comunidad académica. Tenemos una secuencia cronológica que llega hasta 20.000 años. Sin embargo, la ausencia de otras fechas en el contexto regional nos hace tratar con mucho cuidado esas grandes temporalidades. Tenemos que seguir la investigación para confirmar si hace 20.000 años ya estábamos ocupando la Amazonia. Por el momento, las fechas aceptadas por la comunidad académica es de al menos 12.000 años, que tienen que ver con ocupaciones conocidas en el pie de monte amazónico. Camila Builes-El Espectador

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s