El mundo reducirá las emisiones contaminantes con o sin Trump

zasdRepresentantes de gobiernos dicen que las futuras acciones climáticas necesitarán visión de futuro, coraje político y reglaciones inteligentes, así como incluir a las grandes corporaciones.

En un esfuerzo desesperado, Alemania y China tratan de incidir en Estados Unidos para que no abandone el Acuerdo de París sobre cambio climático, que suscribió junto a 194 países en la capital de Francia en 2015.

En diciembre de ese año, casi todos los países del mundo se comprometieron a tomar medidas para reducir las emisiones contaminantes y responsables de recalentamiento planetario.

“Tratamos de incidir en Estados Unidos a través de diferentes canales y personas, desde el ámbito de la cancillería hasta la EPA (Agencia de Protección Ambiental), e incluso la canciller (Angela Merkel) pidió varias veces al presidente (Donald) Trump que permaneciera en el histórico acuerdo”, indicó la ministra de Ambiente alemana Barbara Hendricks.

La secretaria de Estado de Alemania se expresó así en el 8 Diálogo Climático de Petersberg, una instancia de dos días que culminó el 23 de mayo en Berlín.

Por su parte, el enviado especial de China, Xie Zhenhua, calificó el Acuerdo de París de “arduo logro” y dijo que su país “cumple con su palabra y está decidido en los hechos”.

Y al igual que su par alemana, Xie reiteró que todos los signatarios debían “continuar” y “no retirarse”. China está decidida en su compromiso, aseguró, y agregó que era fundamental la necesidad de transparencia para “construir mutua confianza y seguridad”.

Ambos funcionarios también se refirieron a los avances en el sector de las energías renovables, en la imperiosa necesidad de abandonar progresivamente el carbón y en avanzar de a poco en la instalación de automóviles eléctricos.

Pero a pesar de las declaraciones sobre los compromisos, la incertidumbre pesa sobre las conversaciones climáticas, pues Trump medita sobre su “gran decisión”.

En marzo, Trump amenazó con retirarse del acuerdo y dar marcha atrás con la política climática que tuvo un gran respaldo de su antecesor, Barack Obama, cuyo gobierno fijó el objetivo de reducir entre 26 y 28 por ciento las emisiones contaminantes para 2025, respecto de las registradas en 2005.

Entonces declaró el final de la “guerra al carbón”, emitió un decreto eliminando varias restricciones sobre la producción de combustibles fósiles y retiró obstáculos para el avance de los oleoductos Keystone XL y Dakota Access.

Antes de abandonar el cargo, Obama transfirió 1.000 millones de dólares al Fondo Verde para el Clima de las Naciones Unidas y se comprometió a destinar miles de millones más a través del Acuerdo de París, lo que no fue bien recibido por Trump.

El actual presidente sostuvo que Estados Unidos “pagaba de forma desproporcionada” y “le sustraían mucho dinero”. Todavía no está claro, si Trump respetará esos compromisos económicos.

Además, el presidente estadounidense se rodeó de muchos negacionistas del cambio climático, como Scott Pruitt, quien ha declarado que el recalentamiento global no es consecuencia de las emisiones de combustibles fósiles.

“Si Trump impone condiciones para que Estados Unidos permanezca dentro del Acuerdo e París, según cuáles sean, estas podrían perjudicarlo”, observó Lutz Weischer, de Germanwatch.

“Estados Unidos podría tratar de renegociar los términos del documento. Los otros países deben ser muy claros respecto de que defienden la integridad del acuerdo y no aceptarán menos compromisos de ese país”, subrayó.

Algunos analistas, incluso, creen que la salida de Estados Unidos tendría consecuencias en sus relaciones con China. El presidente chino Xi Jinping insinuó su deseo de que permaneciera, a pesar de un tuit de Trump diciendo de que el cambio climático era una conspiración del gigante asiático.

En la campaña, Trump dijo a través de Twitter que el concepto de recalentamiento global era una creación de China para que las empresas estadounidenses fueran menos competitivas.

Según Weischer, de Germanwatch, hay tres grandes vacíos que preocupan a China: la diplomacia climática, las emisiones y la financiación. “Sabe que no puede llenar el vacío por sí solo y sin Estados Unidos de su lado”.

Pero si las cosas empeoran, Beijing forjará alianzas con la Unión Europea y Canadá. En cuanto a la falta de fondos, Weischer dijo que “aun esa pérdida puede mitigarse si todos los otros países se ajustan a sus compromisos, por lo menos en los próximos cuatro años”, opinó.

Pero aun si Washington decide retirarse, hay otros países que reafirmaron su compromiso, lo que, de hecho, podría ser una “reacción a Estados Unidos”, opinó Weischer, responsable de política climática internacional de Germanwatch.

Lo más importante es mantener el impulso con acciones en el terreno.

Aun dentro de Estados Unidos, hay varios estados e incluso grandes corporaciones que quieren que ese país se siente en la mesa de negociaciones. “Y aun dentro de la Casa Blanca, hay varias visiones al respecto”, observó.

La organización de la 23 Conferencia de las Partes (COP23) de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que será en noviembre, estará a cargo de Fiyi, pero se llevará a cabo en Bonn. Traducido por Verónica Firme

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s