Lima: Canto Vivo propone reglamentar uso masivo y festivo de árboles urbanos

"Yunsa": Masiva deforestación festiva

Lima, 19 de noviembre 2006

Doctor

Luís Castañeda Lossio

Alcalde de Lima

Presente

De mi consideración

Previo afectuoso saludo, a nombre de mi representada Canto Vivo –que es un colectivo ambientalista- me permito dirigirme a Ud. con la finalidad de hacerle llegar nuestra solicitud referida a la necesidad de que el Concejo reglamente la tala de nuestros árboles urbanos institucionalizando la jornada “El Plantamonte” como una actividad ambientalista y de sensibilización frente a la importancia del árbol y del cuidado del medio ambiente.

La presente solicitud la hacemos en base a las siguientes consideraciones:

Objeto

Reglamentar la tala indiscriminada y reforestar las áreas degradadas de la capital a efecto de que disminuya el impacto ambiental y social de los gases de efecto invernadero, con la finalidad de contribuir a la conservación de la masa arbórea en beneficio de la salud humana.

La reforestación movilizará a la población, especialmente estudiantil, hacia las áreas depredadas, previamente identificadas de la ciudad, donde se instalarán árboles que ayuden a mejorar la calidad de vida de los limeños. Dicha movilización será denominada “El Plantamonte” y debe llevarse a cabo en el mes más adecuado de acuerdo a la recomendación de los técnicos forestales municipales.

Justificación

No existiendo un censo forestal metropolitano mal podríamos calcular cuántos árboles existen por habitante y así advertir si cumplimos con la recomendación de la Organización Mundial de la Salud que señala la importancia de “… tener al menos un árbol por cada tres habitantes para mejorar la calidad del aire”. Sin embargo, en el espacio público urbano de Lima Metropolitana, es fácil advertir que existe una gran falta de árboles en la ciudad.

El déficit de árboles se hace más que evidente, en nuestra ciudad, cuando comparamos con la realidad de otras ciudades como Curitiba (Brasil) que tiene un promedio de 52 árboles por habitante; Madrid (España) tiene 14 por habitante; París (Francia) 11,5 por habitante; Santiago de Chile, 10 por habitante y Ciudad de México (una de las ciudades más contaminadas del mundo) tiene 3,5 árboles por persona.

Contaminación y tala festiva

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 23% de las muertes mundiales se debe a las condiciones ambientales como la contaminación del aire, el agua y suelo, etc.

Estos problemas se agudizarán si los emigrantes rurales siguen desplazándose masivamente hacia las ciudades en busca de mejores condiciones de vida, no siendo las urbes precisamente los lugares más sanos debido a la excesiva cantidad de carros, la contaminación del aire, las escasas áreas verdes, el intenso tránsito, el ruido ensordecedor y la creciente violencia que deterioran la salud de los citadinos.

Lima, con casi 10 millones de habitantes es una gran ciudad que alberga a emigrantes que se han asentado de manera definitiva principalmente en las periferias de la capital, donde mayormente no cuentan con los servicios básicos para una vida saludable.

Agrupados en más de 6 mil asociaciones, círculos, clubes, etc. los emigrantes realizan sus fiestas costumbristas dándole continuidad a sus tradiciones festivas. Los “cortamontes” o “tumbamontes” (Huancayo, Tarma, Jauja), sachacuchuy (Ayacucho), “huachihualitos” (Ica), yunsas (Lima), “huachihualos” (Huaraz), “unsha” (Cajamarca), “umishas” (Tarapoto, Iquitos), son reproducidos permanente y crecientemente en Lima con la tala, no solo de un árbol, sino de muchos más, simplemente para la diversión.  Y no solo son las organizaciones distritales o provinciales, las que organizan las “yunsas millonarias”, sino también las sociales y los llamados promotores folklóricos con objetivos puramente lucrativos.

Frente a esta depredación es urgente que las autoridades municipales, sin prohibir la mencionada costumbre, reglamenten el uso festivo de los árboles urbanos, que por miles y miles son talados en Lima Metropolitana durante todo el año y especialmente en la época de los carnavales y el verano, los mismos que deben ser reemplazados con creces por existir un clamoroso déficit de árboles en la capital. Así también se estaría cumpliendo con las recomendaciones de la OMS referidas a que toda ciudad tenga un árbol por cada tres habitantes y un mínimo de 9 m2 de áreas verdes.

Es lamentable, pues, que Lima tenga solo 1.45m2 de área verde por habitante según SERPAR y cifras del Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano de Lima y Callao (PLAM 2035), ocupando el último puesto en la clasificación de espacios verdes del Índice de Ciudades Verdes de América Latina (2010), muy por debajo de Santiago de Chile, México DF, Bogotá y Quito.

No debemos pasar por desapercibido que el aire contaminado es un gran peligro ambiental para la salud, y que felizmente tenemos un buen amigo natural: el árbol. Este invalorable regalo de la naturaleza, que estamos obligados a proteger, no solo es refugio de fauna diversa, sino también absorbe contaminantes, reduce el ruido del tráfico, reduce la radiación solar, sirve como barrera contra el viento y captura eficientemente el dióxido de carbono (CO2) que es un gas de efecto invernadero, contribuyendo a mitigar, de esta manera, el cambio climático, además de otros tantos beneficios.

Antecedentes

 -Con fecha 22 de febrero-2002 presentamos a la Municipalidad Metropolitana de Lima nuestra propuesta, adjuntando el respectivo proyecto de Ordenanza Municipal (Exp. 013272-2002)

-Con fecha 03-11-2008, volvimos a insistir ante la Municipalidad Metropolitana de Lima nuestra solicitud debido a la indiferencia demostrada por años (Exp. 0132218-2008).

Señor Alcalde, sin embargo, y gracias a nuestra primera campaña, que culminó con la plantación de centenas de plantones en el distrito de Pilcomayo -Huancayo- el 02 de marzo de 1997, las autoridades municipales de provincias gradualmente acogieron nuestra iniciativa y reglamentaron el uso de sus árboles urbanos.

Han sido los estudiantes, pues, quienes mayormente, hasta la fecha, realizan la actividad reforestadora de “El plantamonte” que se practica indistintamente en diversos lugares de nuestro país.

Nos permitimos adjuntar algunas copias de las notas periodísticas (como la del Diario CORREO de Huancayo del 04-03-1997 que informó a página entera la creación del “Plantamonte” en el distrito de Pilcomayo. Las demás notas periodísticas dan cuenta de la vigencia de “El plantamonte” como una manera de forestar y reforestar, además de compensar con plantones los árboles que sirvieron para la diversión, con el lema: “Si talas un árbol para tu diversión, planta muchos para la vida”.

Por todo lo expuesto

Señor Alcalde, solicitamos que la Municipalidad Metropolitana de Lima reglamente el uso festivo de nuestros árboles urbanos y asuma el gran desafío de lograr una respetuosa convivencia entre sus habitantes, sus tradiciones y el árbol en particular.

Rogamos a Ud. se sirva poner a consideración del Honorable Concejo el presente proyecto para también institucionalizar la jornada de “El Plantamonte” como una actividad ambiental y de sensibilización frente a la importancia del árbol y del cuidado del medio ambiente.

Atentamente

Luís Humberto Torino Mendizábal

   Presidente

                                Propuesta de Ordenanza

 CONSIDERANDO

Que, los recursos forestales en general constituyen una gran fuente integral de vida para la humanidad, lo que obliga a su responsable conservación y uso racional;

Que, en las ciudades urge impulsar el desarrollo forestal a efecto de contener la contaminación ambiental que alcanza niveles de peligro para la salud de sus habitantes;

Que, la acción a favor de la salud pública en Lima Metropolitana compromete a las instituciones públicas y privadas, así como a las organizaciones vecinales y ciudadanos en general;

Que, es urgente e impostergable dictar medidas para el desarrollo de la presencia forestal metropolitana y el cuidado del mismo.

Estando a lo opinado por la Comisión de Regidores de Asuntos Ambientales,…

SE ACUERDA

PRIMERO.- Declárase la masa forestal de Lima Metropolitana de necesidad y utilidad pública.

SEGUNDO.- Queda terminantemente prohibida la tala indiscriminada de árboles en el ámbito de la jurisdicción de Lima Metropolitana. Los vecinos que por necesidad justificada requieran talar un árbol deberán presentar su solicitud a la respectiva municipalidad de su jurisdicción acompañando el informe favorable de un perito profesional. Tratándose de solicitudes presentadas por ante las municipalidades distritales estas deberán ser derivadas con su respectiva opinión a la Municipalidad de Lima Metropolitana.

TERCERO.- Las autorizaciones para la tala deben referirse a árboles no declarados como históricos y/o notables, así como a los que no se encuentren en vías de extinción. Toda solicitud deberá ser acompañada de un informe favorable de un perito forestal.

CUARTO.- Para que proceda la autorización, y luego de comprobarse que se justifica la solicitud, deberá exigirse, como requisito previo e indispensable, el pago del valor de diez plantones de la misma especie, por cada árbol a talarse. Considérese el valor referencial de cada plantón a razón del 10% de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente.

QUINTO.- Excepcionalmente, y solo en la temporada de carnavales (mes de febrero), se autorizará la realización de los llamados “cortamontes” o “yunsas” siempre y cuando se utilice solo un árbol por reunión festiva y no sea un ejemplar considerado como histórico, notable o se encuentre en vías de extinción. Quien desee talar un árbol para el fin festivo deberá abonar la suma referida al 50% de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente.

SEXTO.- Las personas naturales y/o jurídicas que directamente, o por intermedio de sus representantes y/o dependientes, talen árboles por cualquier motivo, incluidos los utilizados para fines festivos, sin la respectiva autorización, serán sancionadas con una multa de una Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente por cada árbol talado.

SÉTIMO.- Créase una cuenta de ingresos económicos destinada exclusivamente a satisfacer la realización de obras forestales. En dicha cuenta se depositarán los conceptos de pago por autorizaciones, multas y posibles donaciones a favor de la foresta de la ciudad.

OCTAVO.- Instáurese la actividad ambiental de “El Plantamonte” como una manera de compensar la deforestación provocada por la tala festiva denominada “yunsa” o “cortamonte”. “El Plantamonte” indefectiblemente se realizará durante el mes de … de cada año, siendo de exclusiva responsabilidad de la Municipalidad de Lima Metropolitana su organización y realización. Deducidos los gastos que demande dicha actividad, la suma restante será distribuida entre las municipalidades distritales de manera proporcional a su contribución a efecto de satisfacer la instalación de plantones de árboles en los parques de sus jurisdicciones y repotenciar sus viveros forestales.

NOVENO.- Las municipalidades distritales deberán realizar el inventario de sus áreas verdes, así como de sus árboles, debiendo especificar su ubicación, nombre científico, nombre vulgar, descripción botánica, posible antigüedad y origen.

Regístrese, comuníquese y cúmplase

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s