Muerta y bien enterrada

xCuando las leyes, sin haber sido derogadas, no se cumplen, se dice que son “letra muerta”. ¿Qué decir, entonces, de las incontables notas de opinión de los medios de comunicación, señalando la negligencia, corruptela e ineptitud de los funcionarios públicos (ministeriales, regionales, municipales, fiscales y también jueces) que, incumpliendo con lo establecido por la norma jurídica, hacen peligrar nuestra vida? Al menos esta nota, para aquellos funcionarios, no habrá servido para nada, será otro tipo de letra muerta y será bien enterrada.

Nuestro país, gracias a esos funcionarios, ostenta su cementerio de leyes que, en realidad, están muertas en vida, en agonía eterna, por no ser aplicadas por quienes están obligados a respetarlas, a hacerlas vigorosas y vigentes. Contrariamente, esos funcionarios, enredados y perdidos en los vericuetos leguleyescos -huérfanos de todo poder discrecional- siempre buscan el resquicio por donde zafarse y dar la razón a la sinrazón. Por ello, por ejemplo, carecemos de fallos judiciales llenos de sabiduría.

Mientras tanto, se nos van acumulando los problemas que no son  diligentemente atendidos por los funcionarios administrativos ni judiciales. Envueltos en una rutina sofocante se olvidan de que el único objeto de la norma jurídica, que ellos deben aplicar con sabiduría y brillantez, es servir y proteger a la sociedad.

A todo esto, ¿cuántas “cordilleras de basura” y “emergencias sanitarias” más, se necesitan para sancionar a los responsables?.-  Jesús Véliz Ramos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s