MEDIO AMBIENTE

No más terrorismo machista

Deja un comentario

zz¿Por qué la violencia contra las mujeres no provoca una reacción inmediata de repudio y sanción? ¿Por qué se permite esa violencia, que se justifica con viles embustes?  ¿Qué nos está sucediendo?

El asesinato de una mujer es un delito execrable y frecuente con el que insólita y resignadamente hemos aprendido a convivir. Muchos, como ya es costumbre, sintiéndose ajenos a los criminales, arguyen que son “casos aislados”. Dicen que esa conducta delictiva corresponde a individuos mentalmente enfermos que, en este caso, por ser tales se beneficiarían con la inimputabilidad o con una sanción penal atenuada.

Todo indica, pues, que nuestra sociedad es muy permisiva. No es consciente de que los asesinatos machistas representan el último eslabón de una insufrible cadena de maltratos que empieza con la violencia verbal, prosigue con las agresiones físicas y, desgraciadamente, culmina con la muerte.

Mientras nuestra sociedad se mal regodea con los maltratos a las mujeres justificándolos con el consabido “qué también habrán hecho”, culpando a las víctimas o sugiriendo que no hay que meterse por pertenecer al ámbito personal, crece la invisibilización de la enorme violencia sexual, sobre todo contra las niñas y adolescentes que están en una situación de mayor vulnerabilidad.

Hoy, el pueblo peruano, despabilado de su interminable letargo, tomará las calles y plazas para despertar conciencias. Es hora de empezar a deshacer el machismo arraigado en nuestra cultura. Jesús Véliz Ramos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s