xMientras las temperaturas globales continúan superando todos los registros habidos, proyectando al 2016 como el año más caluroso de la historia, la política menuda crece inconteniblemente en nuestro medio.

Según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE.UU. y la NASA, entre enero y junio, la temperatura fue 1,3°C más caliente que en la época preindustrial. Esto ha alarmado a los científicos porque son “patrones sorprendentes durante los seis primeros meses”. Pero, esta realidad no preocupa a la mayoría de nuestras autoridades y funcionarios. Por el contrario, y con desmedido afán, solo están dedicados a articular dimes y diretes de nunca acabar.

Debiendo ser un imperativo reducir realmente la pobreza, acabar con la inseguridad generalizada e impedir mayor deterioro de la naturaleza, la élite política, no actúa ni por instinto de supervivencia.

¿Perú, entonces, con esta nuestra gente, podría plantear una agenda común contra el cambio climático a los demás países de la región? Siendo signatarios del acuerdo de París, que nos obliga a mantener el incremento de la temperatura global por debajo de los 2 grados, y a esforzarnos para no rebasar los 1,5 ¿qué hemos hecho hasta la fecha, concretamente?

Con los que han degenerado al máximo el vocablo política, convirtiéndolo en sinónimo de burla, canallada, bribonería, felonía y engaño, y que han trastocado nuestros verdaderos valores, corrompiendo y envenenando la conciencia nacional, ¿podríamos tener futuro? Jesús Véliz Ramos

Anuncios