xNativos de la comunidad nativa de Mayuriaga detuvieron ayer el despegue de un helicóptero de la FAP que presta servicios a Petroperú. El objetivo es que se declare en emergencia a 20 poblaciones y no a 16.

La semana pasada 16 comunidades del distrito de Morona, provincia del Datem del Marañón en Loreto, fueron declaradas en estado de emergencia debido al derrame de petróleo del Ramal Norte del Oleoducto Nor Peruano ocurrido el 3 de febrero en la quebrada de Cashacaño.

Así, las poblaciones en emergencia son Nueva Vida, Puerto América, Puerto Libre, Puerto Alegría, Nuevo Milagro, Nuevo Paragua, Luz del Oriente, Nuevo Porvenir, Dos Hermanos, Vista Alegre, Nuevo Unión, Tierra Blanca, Copales Unidos, San José de Paragua, Bancal, y Yamacay, del distrito de Morona, región de Loreto.

Sin embargo, representantes de los pueblos indígenas mostraron su disconformidad e indicaron que las comunidades afectadas son 20, por lo que en el decreto supremo faltan Mayuriaga, San Martín, Santa Rosa y Paña Posa.

Por ello, ayer, domingo 6 de marzo, un grupo de pobladores de la comunidad nativa de Mayuriaga detuvieron el despegue de un helicóptero de la Fuerza Aérea del Perú que prestaba apoyo en las labores de inspección en la zona de derrame de petróleo. Con esta medida de fuerza exigieron la amplitud del decreto, por un lado, y por el otro, la presencia de las autoridades de Loreto y del presidente del directorio de Petroperú, empresa que opera el oleoducto.

Mientras tanto, la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) ha gestionado el pedido ante la Presidencia del Consejo de Ministros y en las próximas horas se firmaría la resolución que incluya a las cuatro comunidades restantes.
¿Qué piden los nativos?

Las comunidades de la cuenca del río Morona se han declarado en emergencia y movilización permanente hasta que Petroperú, y los gobiernos nacional y local atiendan sus demandas. Y exigen que la estatal paralice sus actividades en sus territorios hasta que garantice que no ocurrirá un nuevo derrame de petróleo y se asigne un fondo de contingencia de alimentación para las familias afectadas y el gobierno nacional declare en emergencia ambiental y sanitaria las 20 comunidades afectadas. También piden que empiece la remediación de su río, cochas, quebradas y suelos.

“Sabemos que nuestros ecosistemas ya no serán los mismos, no permitiremos más abusos e impunidad por parte de Petroperú, sabemos lo que hicieron en el Lote 8 – Río Corrientes donde se fueron sin remediar, y que hoy esos pasivos ambientales afectan a cientos de hombres mujeres y niños achuar y urarinas quienes tienen presencia de metales pesados (cadmio y plomo) en su sangre”, dicen sus apus.

Los pilotos y funcionarios que iban a trasladarse en el helicóptero no fueron secuestrados ni agredidos. Todo fue pacífico. La población está a la espera de una comunicación oficial. (LaMula.pe)

Anuncios