Rumbo a la COP20

CHAUPE ACUÑAPERÚ: MINERA ESTADOUNIDENSE GANA JUICIO A HUMILDE FAMILIA CAMPESINA

La justicia es como las serpientes, sólo muerde a los descalzos”, dice Eduardo Galeano. Y así, una vez más, con el caso que enfrenta a una familia campesina contra una transnacional minera, queda confirmada dicha sentencia tan siempre vigente.

Ayer, martes 6 de agosto, el juez de Celendín (Cajamarca-Perú), Thomy Padilla, ordenó a la familia Chaupe-Acuña a entregar su terreno de 30 hectáreas a Yanacocha (la mina de oro más grande de Sudamérica), y a pagar 1.900 dólares a la transnacional. Como si eso fuera poco, el juez condenó a los miembros de la familia a dos años y ocho meses de cárcel.

Máxima Acuña, de apenas un metro y medio de estatura con casi 48 años de edad, es la valerosa madre de cuatro hijos que con dignidad resiste, pacífica y legalmente, la embestida de la transnacional minera.

La Dama de la Laguna Azul, como es conocida Máxima, ha sido atropellada por la gigante Yanacocha. Y ella no ha bajado la cerviz. Todo lo contrario, convertida en la ejemplar mujer luchadora, persiste en su lucha defendiendo su legítimo derecho sobre la propiedad de su terreno ubicado en pleno corazón del proyecto denominado Minas Conga.

Máxima explica la razón por la que Yanacocha pretende apropiarse de su terreno: “Dicen que aquí en mi terreno hay oro, y por esa ambición del oro es que me quieren quitar mi terreno a la mala, a la fuerza. Aun hasta matándome…”.

Efectivamente, el año 2011 trataron de desalojarla de su terreno agrediéndola físicamente de la manera más vil. Fueron 200 policías los que invadieron su propiedad, arrasando con todo lo que encontraban a su paso. Pero la valentía de la familia Chaupe-Acuña pudo más que las fuerzas represivas que actuaron al servicio de la empresa. Desde entonces las agresiones de la minera no han cesado.

Muy a pesar de que la familia Chaupe-Acuña fue amparada por la Corte Internacional de Humanos, a través de medidas cautelares, no han cesado las agresiones producidas entre el 21 y 24 de julio último. Es el caso que un grupo de policías y funcionarios de la empresa amenazaron a la familia campesina.

Muy a pesar que la empresa no ha podido probar la propiedad o posesión del terreno previamente a la propiedad y posesión de los Chaupe-Acuña, el Juez amparó la demanda de la transnacional Yanacocha, por lo que la familia campesina apeló inmediatamente esta sentencia que confirma una vez más la actuación genuflexa de una justicia presionada por los grandes poderes financieros y económicos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s