aaEl “fracking” se trata de una práctica costosa que contamina la tierra y el aire con los gases que salen expulsados e implica fracturar rocas subterráneas e inyectar grandes cantidades de agua para extraer el gas.

En tal razón un prestigioso grupo de expertos mexicanos han alertado sobre las consecuencias que traería a México una eventual aprobación de “fracking” en la reforma energética, pues se trata de una práctica costosa en los aspectos económicos, medioambiental, social y de salud para extraer gas lutitas del subsuelo.

De igual manera, esta práctica del “fracking”, también conocido como shale, genera pequeños sismos que dañan la infraestructura cercana, además de contaminar la tierra y el aire con los gases que salen expulsados.

Según la ingeniera en Física, Nathalie Seguin Tovar, de la Universidad Iberoamericana, el “fracking” se realiza en Estados Unidos desde el siglo pasado. Relata que quienes han estado cerca de los pozos de extracción de gas lutitas se han quejado de malestares como fuertes dolores de cabeza y estados de salud desmejorados. Luego de hacer un análisis, encontraron en el aire concentraciones de benceno hasta 12 veces por encima de lo permitido, por lo que dichas personas presentan un 66% de posibilidades de padecer algún tipo de cáncer.

En Michigan, Seguin asegura que cada pozo de extracción requirió 80 millones de litros de agua, que una vez inyectada al subsuelo se contamina, pues se mezcla con químicos utilizados para conseguir el gas.

Al respecto, Juan Manuel Rodríguez, doctor en Ciencias Geológicas y Minerales por la Universidad de Moscú, agregó que en México no existe la capacidad hídrica para invertir tal cantidad de agua en “fracking”, mucho menos en las zonas donde el gas shale se puede extraer, que es en los estados del norte del país.

México, desde el 2003, ha permitido el “fracking” de manera exploratoria. De hecho hay 11 contratos vigentes principalmente en Nuevo León. No obstante, en la reforma energética podría aprobarse el otorgamiento de concesiones a las empresas extranjeras para realizar “fracking” en territorio nacional.

Anuncios