aaaSegún la Federación Internacional de Fútbol, la Copa del Mundo en Brasil generará cerca de 2 millones 72 mil toneladas métricas de dióxido de carbono, sin contar las obras en estadios e infraestructura, o los millones de televisores encendidos para ver cada partido.

Pero, la mayor fuente de emisiones, según el estudio de la FIFA es el transporte internacional; pero aún excluyendo este aspecto la huella de carbono en Brasil sería cerca de 13 veces más que en Alemania 2006.

Un evento de esta naturaleza no sólo consta de goles y emociones, sino también significa una enorme cuota extra de contaminación atmosférica. Entonces, la factura ambiental de la gran fiesta del balompié incluye desde los efectos de la construcción o renovación de 12 estadios hasta el movimiento de cerca a 4 millones de turistas.

El gobierno brasileño prometió medidas, pero los expertos creen que la falta de datos oficiales (que incluyan el impacto de las obras en las 12 ciudades sede) es una mala señal.

Estando a pocos días de la inauguración todavía no se han divulgado informaciones específicas sobre los datos oficiales. Entonces, es un poco difícil saber hasta qué punto efectivamente están trabajando en la reducción.

Anuncios