010AUn reciente estudio elaborado por el Instituto de Ecología y Biodiversidad (integrado por científicos de las universidades Católica, de Chile, La Serena y otros centros especializados) ha demostrado que el 55% de los ecosistemas de Chile está, actualmente, en alguna situación de riesgo.

Los científicos identificaron 22 categorías de estos lugares amenazados. De ese grupo, cuatro están en el rango de peligro crítico. Ellos son los bosques del norte del país, las coberturas vegetacionales de cactus, las de lavas y las formaciones de playas y dunas.

El estudio asegura que los lugares “más amenazados están concentrados en la zona centro-sur del país y, sin lugar a dudas, vinculados al cambio pasado y reciente del uso de suelo y a las actividades antrópicas (presencia del hombre)”.

La extracción de agua por parte de las empresas mineras, en el norte, es otra amenaza para ecosistemas como los salares. Los territorios con cactus también están en peligro debido a la fabricación de “palos de agua”, artesanía que mermó su cobertura. En la zona austral, además, la estepa patagónica disminuyó su cobertura debido al pastoreo ovino.

Otro factor negativo es la “masividad de las plantaciones forestales y la agricultura no sustentable”. De igual manera, algunos bosques del norte, como la Pampa del Tamarugal, se han visto afectados por la extracción de leña y carbón, entre otras actividades humanas. Asimismo, las formaciones dunares y playas están bajo amenaza, porque, fundamentalmente en el norte, las formaciones arenosas han sido reemplazadas por árboles y, tras ello, por viviendas.

El informe también considera al bosque siempre verde valdiviano, en riesgo. Y es que los incendios, la extracción de madera y el pastoreo han reducido enormemente su área.

Anuncios