001A la fecha, Brasil sigue siendo señalado como el país que concentra la mitad de los registros de homicidios de ecologistas en todo el mundo, siendo considerado como el país más peligroso para quien defiende el derecho a la tierra y al medio ambiente.

Esa es la conclusión de la Organización británica Global Witness, que acaba de divulgar un informe que alerta sobre el aumento de asesinatos de líderes ecologistas. Solo en el período comprendido entre 2002 y 2013, se registraron 448 asesinatos en Brasil.En ese espacio de tiempo, mundialmente, se registraron 908 muertes en 35 países, relacionadas con disputas por recursos naturales, especialmente por la explotación industrial de florestas, minas y derechos de utilización de tierras. Las áreas geográficas más afectadas son América Latina y Asia-Pacífico.

El informe de la Global Witness destaca que todavía falta divulgación y monitoreo de esos delitos. Esto significa que el número de muertes es, probablemente, superior a los casos documentados. En ese contexto, también advierte que el índice de impunidad es elevado, y es que no se identifican a los autores de los delitos y, cuando sí lo son, solamente el 1% de ellos son condenados.

De acuerdo al informe, el número de asesinatos aumentó en los últimos cuatro años, con un promedio de dos activistas asesinados por semana. En el mismo período, solamente diez homicidas fueron condenados. El 2012 concentró el mayor número de delitos, registrando 145 muertes.

Después de Brasil, la situación más grave estaría en Honduras (América Central), con 109 asesinatos, y Filipinas (Asia), con 67 ecologistas muertos. Las comunidades indígenas son las más afectadas por estar expuestas a la explotación por intereses económicos de grandes corporaciones.

El informe de la Global Witness ha sido publicado, coincidentemente, luego de 25 años del asesinato del activista ambiental brasilero, Chico Mendes.

Anuncios