ooo4Una orden de restricción temporal fue dictada por un juez estadounidense contra la empresa Freedom Industries debido al derrame tóxico provocado en el río Elk de Virginia Occidental, donde hubo al menos 300 mil afectados por el incidente.

Fueron no menos de cinco mil galones de la sustancia metilciclohexano metanol, que estaba contenida en un tanque de 40 mil, los que el jueves pasado cayeron al río Elk. La fuga del producto tóxico se originó en una fábrica de tratamiento de carbón de Freedom Industries, que también contaminó una central de suministro de agua y, en consecuencia, afectó a nueve condados de Charleston, la capital de Virginia Occidental.

La Casa Blanca declaró el derrame como un desastre y las autoridades del territorio decretaron la emergencia en las zonas impactadas, donde se cerraron escuelas, bares y restaurantes, y la población estuvo imposibilitada de consumir agua corriente durante cuatro días.

Incluso se ha ordenado a las personas evitar lavar sus ropas con el agua contaminada, porque la sustancia puede causar diversos síntomas, desde irritación en la piel y sarpullido hasta vómitos y diarrea.

Anuncios