oo1Y tenía que ser la multinacional Monsanto la que ahora, sin pérdida de tiempo, busca patentar una nueva semilla de cáñamo transgénico para su cultivo en Uruguay. Y, paralelamente, la fundación Open Society y el grupo Drug Policy Alliance planean comercializar dicha marihuana bajo una marca propia.

Pero, existe una persona muy conocida que está detrás de las dos organizaciones no gubernamentales y también se encuentra entre los accionistas de Monsanto. Se trata del multimillonario estadounidense George Soros. Según el proyecto mediático AreaX, sobre él recaen las sospechas de haber impulsado un ‘lobby’ por la despenalización del cannabis en Uruguay.Según los críticos, el objetivo tanto de Monsanto como de los dos organismos fundados por el famoso George Soros es fundar un nuevo mercado regulado por sus propios intereses.

Entre las explicaciones, del interés especial por el nuevo producto por parte de la empresa especializada en semillas transgénicas, prevalece la que relaciona los planes de la multinacional con el desarrollo de la marihuana medicinal. Los híbridos genéticamente modificados de cáñamo podrían producir más sustancias activas, creen los expertos. Con el tiempo podrían patentar y comercializar como fármacos, aprovechando su condición monopolista.

Anuncios