005Apoyada en tres dispositivos, que resultaron ilegales, la poderosa multinacional Monsanto se mantiene tercamente impulsando sus obras en Malvinas Argentinas. Pero, un tribunal laboral declaró la Resolución Provincial 595 y dos Ordenanzas del municipio como arbitrarias e inconstitucionales. En consecuencia se le prohibió continuar con sus obras de infraestructura.

La decisión del tribunal provocó una gran alegría entre la población que sabe perfectamente que el conflicto no ha terminado porque aún falta el veredicto sobre el Estudio Ambiental presentado por la poderosa multinacional, y luego el resultado de la Audiencia Pública.El abogado Federico Macciocchi explicó que “la construcción, en el estado que se encuentra el predio, es anti-constitucional”. El fallo revela que la 595 de la Secretaría de Ambiente quebranta el artículo 41 de la Constitución Nacional. La resolución provincial, que aprueba el proyecto de Monsanto, fue estudiada por cuatro integrantes del Comisión Técnica Interdisciplinaria  en donde, según denunciaron, ninguno tenía experiencia en el rubro de salud ni de trabajo social.

“Si se va Monsanto o no, eso ya es otra discusión”, aclara el abogado. La resolución asegura que las obras no podrán continuar hasta tanto no se presente el Estudio de Impacto Ambiental y se lleve a cabo la Audiencia Pública. Sobre la posibilidad de que Monsanto frene esta decisión de la Justicia, Macciocchi resaltó la posibilidad de un recurso de casación, aunque eso no sería suficiente para detener el freno a las construcciones. “En teoría una casación del Tribunal Superior de Justicia dura entre dos y cinco años”, aseguró.

Debe tenerse en cuenta que Monsanto es una de las empresas más grandes del mundo. Y, lo único que necesitan los argentinos, para que Monsanto se vaya, es la decisión política del Gobierno.

Anuncios