03Los agricultores indígenas del sur del Perú están expresando su rotundo rechazo a la intención del Instituto Nacional de Innovación Agraria (INIA) que pretende establecer derechos de propiedad intelectual sobre más de cincuenta variedades de papas nativas que se cultivan en el altiplano peruano.

Por esta razón se han iniciado reuniones en el Cusco para analizar la acción del INIA (agencia gubernamental del Ministerio de Agricultura del Perú) y, desde ya, han decidido oponerse formal y legalmente a las solicitudes de derechos exclusivos sobre las papas nativas como “obtenciones vegetales”.

Los campesinos indígenas sostienen, como es fácilmente comprobable, que los cultivos nativos no han sido desarrollados por investigadores gubernamentales, sino por los agricultores andinos mediante larguísimos procesos de adaptación progresiva.

En consecuencia, las solicitudes del INIA vulneran la cultura, los conocimientos tradicionales y la soberanía alimentaria.

Las papas nativas, pues, son parte de la agrobiodiversidad andina, y constituyen creaciones bioculturales de las comunidades y de los agricultores tradicionales en los Andes.

Anuncios