02Las comunidades indígenas zenúes bloquearon la entrada al complejo minero Cerro Matoso (que explota níquel a cielo abierto y es el más grande de América Latina y cuarto en el mundo) protestando contra los graves daños ambientales y por la falta de inversión social por parte de la empresa.

La minera produce 50 mil toneladas anuales de ferroníquel lo que  provoca que caiga diariamente, sobre los poblados cercanos, toneladas de “escoria”, un polvillo contaminante resultante del proceso de purificación del mineral, de grave impacto ambiental y que provoca serios daños en la salud de los indígenas y trabajadores de la mina.

Luego de la protesta los zenúes abandonaron voluntariamente la planta tras conversaciones con funcionarios del Gobierno departamental.

El gobernador de la comunidad zenú, Israel Aguilar, manifestó que están ejerciendo su derecho legítimo a la protesta ya que soportan, desde hace 30 años, los daños ambientales ocasionados por la minera Cerro Matoso.

En los sacos que exporta la minera se lee lo siguiente: “El níquel es un material peligroso, puede producir cáncer, reacciones alérgicas cutáneas, es dañino para los pulmones tras exposición repetida o duradera; no debe inhalarse el polvo ni humo”.

Anuncios