MEDIO AMBIENTE

PERÚ: MUJER EN PELIGRO

Deja un comentario

cantcajamDEFENSORA DE DERECHOS HUMANOS TEME POR SU VIDA

Máxima Acuña de Chaupe, incansable defensora de los derechos humanos teme por su vida y la de su familia. A tal extremo han llegado las cosas por defender su vivienda, única propiedad que tiene.

Máxima está en riesgo diario de ser desalojada, junto a su familia, de su casa en Tragadero Grande, Distrito de Sorochuco en la región Cajamarca. Desde el 2011 ella y su familia han sido víctimas de violentos intentos de expulsarla de su propiedad y continuas amenazas por parte de la minera Yanacocha y de la División de Operaciones Especiales de la Policía Nacional Peruana (DINOES) que se encuentra al servicio de la empresa minera.

Desde marzo del 2013, efectivos policiales de la DINOES han sido colocados permanentemente alrededor de su casa. La constante presencia policial en el área es un recordatorio continuo que su casa y futuro ya no es seguro y que su tierra es ansiada por el cuestionado mega proyecto minero Conga. Este proyecto anunció la destrucción de lagunas, que abastecen de agua limpia a las comunidades de la zona, para extraer oro, cobre y plata.

En 1994 Máxima compró la tierra donde actualmente vive con su familia. En 2011 se negó a venderla a la empresa minera Yanacocha dueña del mega proyecto Conga. Sin embargo la minera aduce que dicho terreno les  ha sido vendido directamente por la comunidad de Sorochuco, intentando por ello expulsarla varias veces usando a la policía y a su personal de seguridad privada.

Uno de los incidentes ocurrió el 10 de agosto 2011 que dejó a Máxima e hija inconscientes por acción de la DINOES, sufriendo además la muerte de varios de sus animales. Aún así la familia ha resistido a los desalojos y Máxima Acuña ha cedido espacio para la instalación de los campesinos ronderos, guardianes de las lagunas, quienes han acampado en su tierra desde octubre del 2012.

El 30 de enero 2013, los efectivos de la DINOES, aprovechando la ausencia de los ronderos, que habían asistido a una asamblea en un pueblo cercano, entraron en su propiedad e intentaron desalojarlos nuevamente, sin ninguna orden de desalojo o mandato judicial.

Por su parte, la minera Yanacocha sigue afirmando que la familia Chaupe está sobre tierras que les han sido vendidas y que ahora las ocupan de manera ilegal; sin embargo lo cierto es que dicha familia nunca vendió sus tierras, y ello se demuestra con documentos que confirman que Máxima Acuña de Chaupe es la verdadera propietaria de dicho terreno y vivienda que fue construida con mucho esfuerzo.

Máxima ha denunciado repetidos casos de violencia y asalto físico por parte del personal de Yanacocha y la DINOES ante la misma Policía y el Fiscal local. Sin embargo, ella se siente frustrada al ver que sus denuncias no son tomadas en cuenta y sí en cambio las de la minera Yanacocha, que la ha sometido a un juicio por usurpación. Dicho juicio se encuentra en apelación ante la Corte Superior de Justicia de Cajamarca, donde la juez de la provincia de Celendín, el 29 de octubre de 2012, la declaró culpable de “ocupación ilegal“, condenándola a tres años de prisión suspendida y al pago de una indemnización a favor de la empresa minera Yanacocha.

Mañana 17 de julio la Corte Superior de Justicia de Cajamarca realizará la última audiencia para resolver el caso; la familia Chaupe teme que se resolverá nuevamente en favor de la empresa minera. Por ello Máxima siente mucho temor ya que el gobierno peruano y el sistema judicial están  contra sus propios ciudadanos y siempre se han puesto del lado de la empresa minera.

Máxima, vive en una zona rural, aislada y muy vulnerable, sufriendo constantes agresiones. No puede planificar su futuro ya que cada día, para ella, es una incógnita. También tiene miedo de salir de su casa y vive en permanente preocupación de que la policía vaya a volver una vez más a destruir su casa, lastimarla a ella y a su familia.

“Temo por mi vida, por la vida de mi esposo, por la vida de mis niños y por la vida de las personas que en mi comunidad defienden a mi familia y a mí, y que también defienden nuestra agua”, dice, sin resignarse a lo que dictaminen los jueces, porque ella está decidida a seguir luchando en defensa de sus derechos inalienables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s