FOTO 2 Más de 7 mil ciudades de todo el mundo participaron el sábado pasado en “La hora del planeta” que contó no sólo con la entusiasta participación de millones de personas, sino también con las voces críticas que censuraban el uso de las velas por cuanto éstas producen más CO2 que una bombilla de bajo consumo.  

Mientras en algunos países europeos se conseguía una mayor movilización de los ciudadanos, fundamentalmente de las zonas urbanas, en nuestro país la participación, en relación a los años anteriores, disminuyó notoriamente.

Según el presidente del Comité de Operación Económica del Sistema Interconectado Nacional, César Butrón, lo que se dejó de consumir el sábado 23 de marzo último apenas representa el 1,98% del volumen de producción total de electricidad, que es de más o menos 5.000 MW. Es decir en total se dejaron de consumir 98 MW.

Cuando participamos por vez primera en “La hora del planeta” el año 2009 se dejó de consumir algo así como 500 megavatios de energía, un 14% del consumo total de energía.

Y el sábado último, entre las 8:30 p.m. y las 9:30 p.m., apenas ahorramos 98 MW, lo que significa menos de la quinta parte de lo que se había logrado el 2009.

Anuncios