FOTO 1 Reducir la mortalidad de los niños menores de 5 años es uno de los Ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio de la ONU.

En cuanto se refiere a nuestro país, con niveles de desnutrición y anemia infantil que están por encima del promedio latinoamericano, muy bien podríamos luchar ventajosamente contra el hambre por tener uno de los mares más ricos del planeta.

Y es que una buena manera, para combatir la desnutrición, es el uso racional de la anchoveta que hace del Perú el país con la más grande pesquería basada en una sola especie que es la anchoveta, una de las carnes con mayor capacidad proteica, que contiene calcio y fósforo, así como vitamina E, y es rica en ácidos grasos insaturados.

Pero, este valiosísimo recurso marino actualmente se encuentra en una situación crítica como consecuencia de su sobreexplotación, situación reconocida por los mismos organismos oficiales.

La pesca, por demás irracional, sólo está beneficiando a las grandes empresas que extraen la anchoveta para utilizarla en la fabricación de harina y aceite de pescado poniendo en peligro, además, su ciclo biológico así como de otras especies marinas.

Debe considerarse que, habiendo sido la cuota anual de pesca permisible de 6 millones a 7 millones de toneladas, sólo se destinaba el 5% para el consumo humano. Lo demás iba para la crianza de animales.

Anuncios