FOTO 1.-La lluvia de meteoritos sobre las montañas Urales en Rusia, que causó explosiones, dejó más de 900 heridos y que dañó a seis ciudades, obliga a adoptar medidas universales porque ningún lugar de la Tierra es más indefenso que otro.

Sin lugar a dudas los charlatanes de siempre tratarán de “explicar” este fenómeno de mil maneras. Y es que iniciándose con un estruendo en las alturas seguido de una luz enceguecedora, que culminó con la lluvia de meteoritos cuya onda expansiva causó daños considerables, da mucho para la imaginación manipuladora; pero lo cierto es que estos riesgos han existido y seguirán existiendo.

Por ello, tanto Estados Unidos como Europa proyectan desarrollar un sistema de alarma contra meteoritos en las instalaciones de la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA) y en las de la Agencia Espacial Europea (ESA), respectivamente.

Se crearía, pues, un sistema de escudos protectores contra meteoritos y asteroides. Estos escudos sólo funcionarían contra objetos astronómicos grandes y advertidos con suficiente anticipación. La idea concreta para defender a la Tierra, de cuerpos estelares amenazantes, ya existe, pero todavía no se ha desarrollado.

¿Por qué?

El fenómeno, que ha demostrado que la Tierra es muy  frágil, obliga a construir un sistema internacional de alerta conjunta y prevención de cuerpos celestes, que hoy no poseen ni Rusia ni Estados Unidos.

Anuncios