La Asociación Regional de los Pueblos Indígenas de la Selva Central (ARPISC), que agrupa a importantes comunidades nativas, así como otras tres grandes federaciones y asociaciones de indígenas de la región, han hecho público una carta abierta en la que llaman la atención al presidente de la República Ollanta Humala por sentirse amenazados por la expansión del narcoterrorismo.

La desgracia de las comunidades también se acrecienta porque el Estado es indiferente a la situación crítica de las comunidades indígenas que son conminadas a sembrar coca y a facilitar sus tierras para la construcción clandestina de aeropuertos bajo amenaza de los narcotraficantes.

Frente a todo esto los indígenas se encuentran indefensos y huérfanos de apoyo ya que las Fuerzas Armadas y Policiales han perdido toda la confianza de los campesinos que son víctimas y testigos de abusos, así como de la corrupción que reina en la región.

Es así como el incremento masivo de la siembra de coca se realiza en complicidad con grupos armados como Sendero Luminoso que está al servicio de los intereses del narcotráfico.

En la carta abierta dejan constancia de los esfuerzos indígenas por responder al llamado del Estado para enfrentar al narcoterrorismo, pero que no ha habido hasta ahora ninguna respuesta concreta de las autoridades a los ofrecimientos de colaboración de las organizaciones indígenas.

 

Anuncios