MEDIO AMBIENTE


Deja un comentario

LA HORA QUE DEBE DURAR 365 DÍAS

Los adolescentes del Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Lima (ex Maranguita), y la Asociación de Ecologistas Canto Vivo, el sábado pasado se unieron a la multitudinaria iniciativa mundial de La Hora del Planeta. Es así como, en el proceso de rehabilitarse y reinsertarse a la sociedad, los adolescentes en conflicto con la Ley Penal, enviaron al mundo un mensaje de responsabilidad social y ambiental a través de sus canciones (rap), poesías y reflexiones referidas a la vida y a la paz.

A la vez que en el mundo entero los monumentos más emblemáticos apagaban sus luces, en el  Centro Juvenil de Diagnóstico y Rehabilitación de Lima, los adolescentes hacían lo propio en circunstancias muy difíciles para los peruanos por estar sufriendo las consecuencias de fenómenos climáticos que se agravarán en la medida que nos mantengamos indiferentes al mayor reto que afronta la humanidad: el cambio climático.

A nombre de la Asociación de Ecologistas Canto Vivo, la responsable del Área Juvenil, Dayamis Torino, elogió a los adolescentes y felicitó por la participación activa de todos ellos. De igual manera, resaltó el dinamismo y responsabilidad de la Licenciada, Marianella Carthy Vasallo.


Deja un comentario

Perú: Las terribles cifras del Niño costero

zxszCasi 100 mil damnificados, 75 fallecidos, 157 mil viviendas afectadas, 1.900 kilómetros de carreteras destruidas y 157 puentes colapsados son las estremecedoras cifras que deja hasta el momento la peor tragedia climática vivida en el Perú desde los 90.

Desde diciembre del año pasado, las fuertes lluvias registradas en todo el Perú han dejado más de medio millón de afectados, 75 muertos y miles de viviendas dañadas, según cifras oficiales del Centro de Operaciones de Emergencia Nacional (COEN) sobre las 24 regiones del país, incluida Lima Metropolitana. Detalles: https://goo.gl/4iecIo


Deja un comentario

Perú: Desastre por los efectos del fenómeno El Niño Costero

zzzzzzzzzzzPrimero, un bramido lejano que viene de las alturas. Luego, una riada sucia y violenta. El huaico, una avalancha de lodo y piedras, desciende de los cerros como una serpiente de barro que en estos días se está comiendo velozmente las costas de Perú, y que en lo que va del año ya dejó 72 muertos.

Huaico quiere decir quebrada en quechua, esa división entre los cerros por donde el agua desciende en época de lluvias. Esta vez la voraz serpiente trascendió los Andes, donde suele golpear, y llegó hasta Lima. La mitad de Perú se encuentra en estado de emergencia por el desborde de ríos y los aludes que se suceden desde enero y que destruyen rutas y puentes, mientras arrastran personas y animales.

Los especialistas explican que el desastre se debe al fenómeno climático conocido como El Niño Costero, un calentamiento del mar frente a la costa peruana que genera evaporación y lluvias, y que se ve favorecido por la ausencia de vientos.

La catástrofe ambiental, vinculada al calentamiento global, ya suma más de 72.000 damnificados que lo perdieron todo y 570.000 afectados, que sufrieron daños menores. Según datos oficiales, sólo en la última semana murieron 22 personas en diversas zonas en la costa del Pacífico, donde vive el 60% de la población de Perú.

En el caso de Lima, las precipitaciones llenan el río Huaycoloro, que se activa sólo en verano, y el Rímac, que abastece de agua a la capital.

“Los ríos incrementaron sus caudales y llegan a niveles por encima de sus umbrales de emergencia. Se estima que El Niño Costero se extendería por lo menos hasta abril”, señala en un comunicado el Enfen, un comité multisectorial peruano que estudia el fenómeno de El Niño a nivel global.

Las fuerzas de seguridad ayudaron ayer con poleas y sogas a varias madres, con sus hijos en brazos, a cruzar las calles de los barrios pobres de la capital que se habían transformado en ríos de lodo.

El primer ministro, Fernando Zavala, dijo que se declaró la emergencia en 760 distritos, equivalente a la mitad del país, y que se declarará la medida en otros 16 distritos para permitir una rápida entrega de ayuda humanitaria y el desembolso de dinero para la reconstrucción.

“Está todo inundado. Estamos incomunicados, porque ni siquiera hay luz. Estamos prácticamente aislados por el río”, advirtió Milagros Meléndez. Con una polea y con ayuda de la policía, la mujer terminaba de cruzar una avenida en el sector de Huachipa, al este de Lima. A sus pies, un río de lodo discurría amenazando con tragársela si se soltaba.

Edwin Maricahua también hizo lo mismo. “Es una cosa inesperada, pero qué se le va a hacer. Son cosas naturales que uno no se espera. Pero ahí vamos”, dijo antes del cruce. Al otro lado lo esperaban su mujer y su hija. Poco después, en apoyo de la policía, llegaron los bomberos, que colocaron su escalera extensible a manera de puente para acelerar el rescate, antes de que fuera demasiado tarde.

Las lluvias azotaron toda la costa norte de Perú: Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Ancash, además de Lima, en mayor o menor grado. Se armaron cadenas de solidaridad en todos lados, y el Palacio de Gobierno abrió sus puertas para recabar ayuda.

El abastecimiento de agua potable en la capital está restringido debido a la turbiedad de las aguas del Rímac. Y mientras en las redes sociales empezaban a diseminarse rumores de saqueos o desabastecimiento, el gobierno sacó a las fuerzas armadas de los cuarteles para ayudar a la policía a controlar el orden público en las ciudades declaradas en emergencia. Además, los uniformados trasladaron por barco y helicópteros ayuda a las ciudades que quedaron incomunicadas.

Al borde de algunos puentes se asomó gente para hacer selfies o grabaciones, muchas de las cuales dieron la vuelta al mundo, mientras la policía intentaba desalojarlos a riesgo de ser súbitamente arrastrados por la crecida de las aguas o el derrumbe de las estructuras.

El gobierno nacional criticó la falta de gestión de los gobiernos regionales y municipios que, pese a contar con presupuesto, no invierten en prevención. Por su parte, las administraciones locales exigieron más apoyo.

La intensidad del desastre es mayor que las dos catástrofes previas en Perú vinculadas al fenómeno de El Niño, en 1982 y 1998. Hasta ahora, el registro de víctimas, sin embargo, fue superior en 1998, cuando murieron 374 personas.


Deja un comentario

Dale vida a la oscuridad

zweCada año, cientos de millones de personas en todo el mundo apagan sus luces durante una hora para demostrar su compromiso de lucha contra el cambio climático.

Este año La Hora del Planeta tendrá lugar el 25 de marzo de 2017, a las 8:30 p.m., hora local. Nunca ha habido un momento tan importante como éste para que el mundo demuestre solidaridad y un fuerte compromiso con las acciones climáticas. Apagando las luces no esenciales de monumentos, aparatos electrónicos, etc., los gobiernos, las ciudades, las empresas, las instituciones educativas y todos los que participen, enviaremos el mensaje de que nos mantendremos firmes para cumplir con los objetivos del Acuerdo Climático de París.

El viento está a nuestro favor. El mundo está buscando un futuro basado en energías renovables. Durante La Hora del Planeta apaga la luz y hazte escuchar ante el cambio climático. Que el mundo entero sepa que tú también estás en esta lucha.

LA HORA DEL PLANETA EN VIVO: UNA NUEVA FORMA DE PARTICIPAR
Estamos haciendo un llamado a todos los músicos para que, a través de su música, compartan su amor por el planeta y su compromiso por las acciones climáticas.

WWF está invitando a los artistas para que transmitan su música a sus fans en todo el mundo durante La Hora del Planeta 2017. El sábado 25 de marzo a las 8:30 p.m., hora local, por medio de Facebook Live o el canal en vivo de tu preferencia, hazte escuchar utilizando #EarthHourLive. Todo ese día estaremos compartiendo en las redes sociales algunas de las mejores interpretaciones musicales.

A medida que todos le damos vida a la oscuridad, esperamos que con tu ayuda podamos subir el volumen de las acciones climáticas. Haznos saber si vas a participar y descubre más sobre cómo transmitir en vivo para La Hora del Planeta.


Deja un comentario

Club Huancayo: templo del arboricidio #DéjenmePlantado

club-hyo2

cortamon-dibujodayiSe arguye que los cortamontes crean y/o fortalecen vínculos de amistad. Si esto es así, ello se conseguiría a un alto costo ambiental ya que talando miles de árboles se deforestan principalmente a las ciudades y se prosigue con una fiesta que ya no tiene nada de tradicional, siendo contrariamente un mal ejemplo para la niños que requieren mucho apoyo a sus constantes campañas del Plantamonte que consiste en reemplazar, con creces, los árboles talados festivamente.

El próximo jueves 02 de marzo se cumplirán 20 años de la creación de la actividad ambientalista denominada Plantamonte. Las campañas han surtido efecto en la medida que muchos ciudadanos y algunas instituciones estatales, así como municipalidades distritales y provinciales acogieron la iniciativa del movimiento ecologista Canto Vivo. Entonces, el lema “Si talas un árbol para tu diversión, planta muchísimos para la vida”, comenzó a entenderse como una alternativa a la prohibición y/o penalización que no resolvería nada.

Sin embargo, hay que llamar la atención a las asociaciones o clubes provinciales –como el de Huancayo principalmente- por prestar su local, no solo en época de carnavales, para realizar verdaderos arboricidios como el que se efectuará este domingo 26 de febrero. Muy entusiastamente talarán cuatro árboles los mismos que hasta hoy nos venían brindando invalorables servicios ambientales. Lo más lamentable es que, quienes sacrificarán a esos árboles –previo trago por supuesto-, son los más prósperos migrantes huancaínos. Todos ellos pertenecen a diversas promociones de los más distinguidos colegios de Huancayo, como los de Santa Isabel -Promoción 1965 Javier Heraud- quienes contrariamente al espíritu del visionario poeta plasmado en su poema El Río y otras menciones a nuestra naturaleza, alzarán el hacha asesina para traerse abajo nuevamente a cuatro árboles.

En toda sociedad, las denominadas fiestas costumbristas cambian y evolucionan por diversos motivos. Y es que cuando una persona con un mínimo de sensibilidad por el medio ambiente toma conciencia del daño que se hace, debe sentirse cuestionada por el hecho que durante todo el año miles de árboles son talados para la simple diversión.


Deja un comentario

El cortamonte

lapi-portadaToda persona con un mínimo de sensibilidad por el medio ambiente debe sentirse cuestionada por el hecho que, cada año, con motivo de la fiesta de la yunsa o cortamonte, miles de árboles sean talados en la sierra del Perú. Los cortamontes se celebran también en Lima, inclusive entre los prósperos migrantes que se reúnen en el Club Huancayo, en la avenida Javier Prado.

Es verdad que las yunsas afianzan y generan importantes vínculos sociales… ¿pero esto justifica la tala de los árboles?

El cortamonte no es la única costumbre existente en el Perú que causa daños a la ecología. Tenemos también la quema del muñeco de Año Nuevo, que se produce el 31 de diciembre en muchos lugares. En realidad, por más arraigada, o entretenida, que resulte una práctica cultural, puede tener consecuencias negativas.

Así tenemos las prácticas que constituyen crueldad contra los animales: las peleas de gallos, el jalapato y las corridas de toros. Pese a que más del 80% de los limeños las rechaza, éstas siguen realizándose en Acho, debido a que la minoría que las disfruta es muy poderosa. Hasta el Embajador de Estados Unidos, en clara deferencia hacia la clase alta limeña, acude puntual a las corridas, pese a que en su país serían inaceptables. Muy lejos de Acho, se realiza todavía el Yawar Fiesta, cuyo carácter simbólico no le quita el sufrimiento que producen al toro y el cóndor.

Igualmente, existen costumbres que ponen innecesariamente en riesgo la vida humana. Todos los años, el juego con cohetes y cohetones causa centenares de quemaduras graves, muchas de ellas en niños. Sin embargo, las prácticas culturales más terribles existentes en el Perú son el takanakuy o el charaje, que se realizan en las provincias cusqueñas de Chumbivilcas y Canas, respectivamente. En ambos casos, comunidades enteras se atacan con piedras o a golpes en una sanguinaria batalla ritual, que frecuentemente deja muertos, discapacitados o heridos graves. Y, por supuesto, las campesinas pobres terminan siendo también víctimas porque deben mantener a sus hijos y al marido lisiado.

Estas inhumanas “celebraciones” son además promovidas intencionalmente por quienes venden alcohol a contrincantes y espectadores. En realidad, en todos los sectores sociales del Perú, el consumo descontrolado de alcohol suele tener consecuencias muy graves, pero las autoridades están muy lejos de parecer preocupadas por ello.

Finalmente, otra práctica cultural que atenta contra los seres humanos son los castigos físicos hacia los niños, tan institucionalizados que continúa vendiéndose el “sanmartín” o látigo de tres puntas. En algunos caseríos del Cusco, todavía se azota a los niños el Viernes Santo, con el extraño argumento que así ayudan a que sufra menos Jesús.

En cuanto a las fiestas patronales, si bien cumplen funciones sociales y religiosas muy importantes, también tienen un lado negativo cuando generan gastos totalmente desproporcionados. “Tendré que dejar la Universidad”, dice un joven de Huaycán, “porque mi papá aceptó ser mayordomo de una fiesta del pueblo donde nació y ya no puede pagar las boletas”.

¿Debemos resignarnos a que subsistan las costumbres que afectan la vida humana, que generan daños irreparables en la salud o que atentan contra el medio ambiente? En mi opinión, sería un fatalismo inaceptable. En toda sociedad, las costumbres cambian, por diversos factores. Las mujeres ahora desarrollan trabajos que antes no les eran permitidos. Muchos limeños se están habituando a pagar a las trabajadoras del hogar lo que manda la ley. Inclusive los indígenas amazónicos han cambiado muchas costumbres. Hace medio siglo, por ejemplo, los shipibos celebraban el Ani Sheati, una gran fiesta con motivo de la extirpación del clítoris de las adolescentes. Ahora esta práctica, afortunadamente, es sólo un recuerdo.

Si una costumbre es nociva, simplemente tiene que ser modificada y lo ideal es que la misma población que la practica vaya cambiando. De lo contrario, puede ser necesaria la intervención del Estado. De esta forma, el pasado 31 de diciembre varios distritos de Lima prohibieron la quema de muñecos de Año Nuevo. Van varios años en que los juegos de carnaval son menos violentos en Lima debido al temor a una sanción (el domingo pasado, estuve paseando por Barrios Altos sin mayor inconveniente).

También está cambiando el polémico cortamonte. Desde hace tres años, en Jauja y Concepción se le está reemplazando por la fiesta del Sacha Talpuy o plantado de árboles. La cantante Nelly Munguia es una de las propulsoras de esta iniciativa, que ha promovido también Pedro Barreto, el Arzobispo de Huancayo, cuya defensa del medio ambiente le ha generado muchos ataques por Doe Run. Más de veinte mil árboles han sido plantados desde entonces. Por su parte, la Municipalidad de Jauja ha dispuesto que, por cada árbol que se tale para una yunsa, se debe plantar diez.

Esperemos que en toda la sierra (y en el club Huancayo) este ejemplo cunda. Esperemos también que las otras costumbres que hacen daño a personas, animales o plantas pronto vayan desapareciendo. Wilfredo Ardito Vega: Catedrático universitario. Activista de derechos humanos. Master en Derecho Internacional de los DH y Doctor en Derecho.


Deja un comentario

arb05bHuancayo, 12 de enero 2017

Doctor

Alcides Chamorro Balvín

Alcalde de Huancayo

Presente

De mi consideración

Previo afectuoso saludo me permito dirigirme a Ud., a nombre de la Asociación CANTO VIVO, con la finalidad de hacerle llegar nuestra solicitud referida a la necesidad de que el Concejo de Huancayo reglamente la tala de nuestros árboles urbanos institucionalizando la jornada “El Plantamonte” como una actividad ambientalista y de sensibilización frente a la importancia del árbol y del cuidado del medio ambiente. Para tal efecto adjunto a la presente una Propuesta de Ordenanza.

La presente solicitud la hacemos en base a las siguientes consideraciones:

Objeto

Reglamentar la tala festiva, masiva e indiscriminada, y reforestar las áreas degradadas de la ciudad a efecto de que disminuya el impacto ambiental y social de los gases de efecto invernadero, contribuyendo de esta manera a la conservación de la masa arbórea en beneficio de la salud humana.

La reforestación movilizará a la población, especialmente estudiantil, hacia las áreas depredadas, previamente identificadas de la ciudad, donde se deben instalar árboles que ayuden a mejorar la calidad de vida de los huancaínos. Dicha movilización será denominada “El Plantamonte” y debe llevarse a cabo en el mes más adecuado de acuerdo a la recomendación de los técnicos forestales municipales.

Justificación

No existiendo un censo forestal metropolitano mal podríamos calcular cuántos árboles existen por habitante y así advertir si se cumple con la recomendación de la Organización Mundial de la Salud que señala la importancia de “… tener al menos un árbol por cada tres habitantes para mejorar la calidad del aire”. Sin embargo, en el espacio público urbano de Huancayo Metropolitano, es fácil advertir que existe una elevada falta de árboles en la ciudad.

Contaminación y tala festiva

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 23% de las muertes mundiales se debe a las condiciones ambientales como la contaminación del aire, el agua y suelo, etc.

Estos problemas se agudizarán si los emigrantes rurales siguen desplazándose masivamente hacia las ciudades en busca de mejores condiciones de vida, no siendo las urbes precisamente los lugares más sanos debido a la excesiva cantidad de carros, la contaminación del aire, las escasas áreas verdes, el intenso tránsito, el ruido ensordecedor y la creciente violencia que deterioran la salud de los citadinos.  

Huancayo es una ciudad que alberga a miles de migrantes que se han asentado de manera definitiva y lo seguirán haciendo principalmente en las periferias, donde mayormente no cuentan con los servicios básicos para una vida saludable.

Agrupados en incontables asociaciones, círculos, clubes, etc. los migrantes, y no solo ellos, realizan las fiestas costumbristas dándole continuidad a sus tradiciones festivas. Entonces, los “cortamontes” o “tumbamontes” (Huancayo, Tarma, Jauja), sachacuchuy (Ayacucho), “huachihualitos” (Ica), yunsas (Lima), “huachihualos” (Huaraz), “unsha” (Cajamarca), “umishas” (Tarapoto, Iquitos), son reproducidos permanente y crecientemente con la tala, no solo de un árbol, sino de muchos más, simplemente para la diversión. 

Frente a esta depredación es urgente que las autoridades municipales, sin prohibir la mencionada costumbre, reglamenten el uso festivo de los árboles urbanos, que por miles y miles son talados durante todo el año especialmente en la época de los carnavales y el verano, los mismos que deben ser reemplazados con creces por existir un clamoroso déficit de árboles en nuestra ciudades. Así también se estaría cumpliendo con las recomendaciones de la OMS referidas a que toda ciudad tenga un árbol por cada tres habitantes y un mínimo de 9 m2 de áreas verdes.

Es lamentable, pues, que, por ejemplo, nuestra capital Lima tenga solo 1.45m2 de área verde por habitante según SERPAR y cifras del Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano de Lima y Callao (PLAM 2035), ocupando el último puesto en la clasificación de espacios verdes del Índice de Ciudades Verdes de América Latina (2010), muy por debajo de Santiago de Chile, México DF, Bogotá y Quito.

No debemos pasar por desapercibido que el aire contaminado es un gran peligro ambiental para la salud, y que felizmente tenemos un buen amigo natural: el árbol. Este invalorable regalo de la naturaleza, que estamos obligados a proteger, no solo es refugio de fauna diversa, sino también absorbe contaminantes, reduce el ruido del tráfico, reduce la radiación solar, sirve como barrera contra el viento y captura eficientemente el dióxido de carbono (CO2) que es un gas de efecto invernadero, contribuyendo a mitigar, de esta manera, el cambio climático, además de otros tantos beneficios.

La Municipalidad de Huancayo está obligada, pues, a asumir el gran desafío de lograr una respetuosa convivencia entre nuestras tradiciones y el árbol en particular.

Por lo anteriormente expuesto, ruego a Ud. se sirva poner a consideración del Honorable Concejo la presente solicitud y se discuta el Proyecto de Ordenanza que adjunto a la presente a efecto de institucionalizar la jornada de “El Plantamonte” como una actividad ambiental y de sensibilización frente a la importancia del árbol y del cuidado del medio ambiente.

Atentamente

Luís Humberto Torino Mendizábal

DNI 07342137

 Presidente

Asociación CANTO VIVO

 Jr. Amazonas 349-Huancayo

Proyecto de Ordenanza

 Considerando

Que, los recursos forestales en general constituyen una gran fuente integral de vida para la humanidad, lo que obliga a su responsable conservación y uso racional;

Que, en las ciudades urge impulsar el desarrollo forestal a efecto de contener la contaminación ambiental que alcanza niveles de peligro para la salud de sus habitantes;

Que, la acción a favor de la salud pública en la ciudad de Huancayo compromete a las instituciones públicas y privadas, así como a las organizaciones vecinales y ciudadanos en general;

Que, es urgente e impostergable dictar medidas para el desarrollo de la presencia forestal y el cuidado del mismo.

Estando a lo opinado por la Comisión de Regidores de Asuntos Ambientales, …

 Se acuerda

PRIMERO.- Declárase la masa forestal de Huancayo, y sus distritos, de necesidad y utilidad pública.

SEGUNDO.- Queda terminantemente prohibida la tala indiscriminada de árboles en el ámbito de la jurisdicción de la provincia de Huancayo. Los vecinos que por necesidad justificada requieran talar un árbol deberán presentar su solicitud a la respectiva municipalidad de su jurisdicción acompañando el informe favorable de un perito profesional. Tratándose de solicitudes presentadas por ante las municipalidades distritales estas deberán ser derivadas con su respectiva opinión a la Municipalidad de la Provincia de Huancayo.

TERCERO.- Las autorizaciones para la tala deben referirse a árboles no declarados como históricos y/o notables, así como a los que no se encuentren en vías de extinción. Toda solicitud deberá ser acompañada de un informe favorable de un perito forestal.

CUARTO.- Para que proceda la autorización, y luego de comprobarse que se justifica la solicitud, deberá exigirse, como requisito previo e indispensable, el pago del valor de diez plantones de la misma especie, por cada árbol a talarse. Considérese el valor referencial de cada plantón a razón del 5% de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente.

QUINTO.- Excepcionalmente, y solo en la temporada de carnavales (mes de febrero), se autorizará la realización de los llamados “cortamontes” o “yunsas” siempre y cuando se utilice solo un árbol por reunión festiva y no sea un ejemplar considerado como histórico, notable o se encuentre en vías de extinción. Quien desee talar un árbol para el fin festivo deberá abonar la suma referida al 50% de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente.

SEXTO.- Las personas naturales y/o jurídicas que directamente, o por intermedio de sus representantes y/o dependientes, talen árboles por cualquier motivo, incluidos los utilizados para fines festivos, sin la respectiva autorización, serán sancionadas con una multa de una Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente por cada árbol talado.

SÉTIMO.- Créase una cuenta de ingresos económicos destinada exclusivamente a satisfacer la realización de obras forestales. En dicha cuenta se depositarán los conceptos de pago por autorizaciones, multas y posibles donaciones a favor de la foresta de la ciudad.

OCTAVO.- Instáurese la actividad ambiental de “El Plantamonte” como una manera de compensar la deforestación provocada por la tala festiva denominada “yunsa” o “cortamonte”. “El Plantamonte” indefectiblemente se realizará durante el mes de … de cada año, siendo de exclusiva responsabilidad de la Municipalidad de la Provincia de Huancayo su organización y realización. Deducidos los gastos que demande dicha actividad, la suma restante será distribuida entre las municipalidades distritales de manera proporcional a su contribución a efecto de satisfacer la instalación de plantones de árboles en los parques de sus jurisdicciones y repotenciar sus viveros forestales.

NOVENO.- Las municipalidades distritales deberán realizar el inventario de sus áreas verdes, así como de sus árboles, debiendo especificar su ubicación, nombre científico, nombre vulgar, descripción botánica, posible antigüedad y origen.

Regístrese, comuníquese y cúmplase