MEDIO AMBIENTE


Deja un comentario

Club Huancayo: templo del arboricidio #DéjenmePlantado

club-hyo2

cortamon-dibujodayiSe arguye que los cortamontes crean y/o fortalecen vínculos de amistad. Si esto es así, ello se conseguiría a un alto costo ambiental ya que talando miles de árboles se deforestan principalmente a las ciudades y se prosigue con una fiesta que ya no tiene nada de tradicional, siendo contrariamente un mal ejemplo para la niños que requieren mucho apoyo a sus constantes campañas del Plantamonte que consiste en reemplazar, con creces, los árboles talados festivamente.

El próximo jueves 02 de marzo se cumplirán 20 años de la creación de la actividad ambientalista denominada Plantamonte. Las campañas han surtido efecto en la medida que muchos ciudadanos y algunas instituciones estatales, así como municipalidades distritales y provinciales acogieron la iniciativa del movimiento ecologista Canto Vivo. Entonces, el lema “Si talas un árbol para tu diversión, planta muchísimos para la vida”, comenzó a entenderse como una alternativa a la prohibición y/o penalización que no resolvería nada.

Sin embargo, hay que llamar la atención a las asociaciones o clubes provinciales –como el de Huancayo principalmente- por prestar su local, no solo en época de carnavales, para realizar verdaderos arboricidios como el que se efectuará este domingo 26 de febrero. Muy entusiastamente talarán cuatro árboles los mismos que hasta hoy nos venían brindando invalorables servicios ambientales. Lo más lamentable es que, quienes sacrificarán a esos árboles –previo trago por supuesto-, son los más prósperos migrantes huancaínos. Todos ellos pertenecen a diversas promociones de los más distinguidos colegios de Huancayo, como los de Santa Isabel -Promoción 1965 Javier Heraud- quienes contrariamente al espíritu del visionario poeta plasmado en su poema El Río y otras menciones a nuestra naturaleza, alzarán el hacha asesina para traerse abajo nuevamente a cuatro árboles.

En toda sociedad, las denominadas fiestas costumbristas cambian y evolucionan por diversos motivos. Y es que cuando una persona con un mínimo de sensibilidad por el medio ambiente toma conciencia del daño que se hace, debe sentirse cuestionada por el hecho que durante todo el año miles de árboles son talados para la simple diversión.


Deja un comentario

El cortamonte

lapi-portadaToda persona con un mínimo de sensibilidad por el medio ambiente debe sentirse cuestionada por el hecho que, cada año, con motivo de la fiesta de la yunsa o cortamonte, miles de árboles sean talados en la sierra del Perú. Los cortamontes se celebran también en Lima, inclusive entre los prósperos migrantes que se reúnen en el Club Huancayo, en la avenida Javier Prado.

Es verdad que las yunsas afianzan y generan importantes vínculos sociales… ¿pero esto justifica la tala de los árboles?

El cortamonte no es la única costumbre existente en el Perú que causa daños a la ecología. Tenemos también la quema del muñeco de Año Nuevo, que se produce el 31 de diciembre en muchos lugares. En realidad, por más arraigada, o entretenida, que resulte una práctica cultural, puede tener consecuencias negativas.

Así tenemos las prácticas que constituyen crueldad contra los animales: las peleas de gallos, el jalapato y las corridas de toros. Pese a que más del 80% de los limeños las rechaza, éstas siguen realizándose en Acho, debido a que la minoría que las disfruta es muy poderosa. Hasta el Embajador de Estados Unidos, en clara deferencia hacia la clase alta limeña, acude puntual a las corridas, pese a que en su país serían inaceptables. Muy lejos de Acho, se realiza todavía el Yawar Fiesta, cuyo carácter simbólico no le quita el sufrimiento que producen al toro y el cóndor.

Igualmente, existen costumbres que ponen innecesariamente en riesgo la vida humana. Todos los años, el juego con cohetes y cohetones causa centenares de quemaduras graves, muchas de ellas en niños. Sin embargo, las prácticas culturales más terribles existentes en el Perú son el takanakuy o el charaje, que se realizan en las provincias cusqueñas de Chumbivilcas y Canas, respectivamente. En ambos casos, comunidades enteras se atacan con piedras o a golpes en una sanguinaria batalla ritual, que frecuentemente deja muertos, discapacitados o heridos graves. Y, por supuesto, las campesinas pobres terminan siendo también víctimas porque deben mantener a sus hijos y al marido lisiado.

Estas inhumanas “celebraciones” son además promovidas intencionalmente por quienes venden alcohol a contrincantes y espectadores. En realidad, en todos los sectores sociales del Perú, el consumo descontrolado de alcohol suele tener consecuencias muy graves, pero las autoridades están muy lejos de parecer preocupadas por ello.

Finalmente, otra práctica cultural que atenta contra los seres humanos son los castigos físicos hacia los niños, tan institucionalizados que continúa vendiéndose el “sanmartín” o látigo de tres puntas. En algunos caseríos del Cusco, todavía se azota a los niños el Viernes Santo, con el extraño argumento que así ayudan a que sufra menos Jesús.

En cuanto a las fiestas patronales, si bien cumplen funciones sociales y religiosas muy importantes, también tienen un lado negativo cuando generan gastos totalmente desproporcionados. “Tendré que dejar la Universidad”, dice un joven de Huaycán, “porque mi papá aceptó ser mayordomo de una fiesta del pueblo donde nació y ya no puede pagar las boletas”.

¿Debemos resignarnos a que subsistan las costumbres que afectan la vida humana, que generan daños irreparables en la salud o que atentan contra el medio ambiente? En mi opinión, sería un fatalismo inaceptable. En toda sociedad, las costumbres cambian, por diversos factores. Las mujeres ahora desarrollan trabajos que antes no les eran permitidos. Muchos limeños se están habituando a pagar a las trabajadoras del hogar lo que manda la ley. Inclusive los indígenas amazónicos han cambiado muchas costumbres. Hace medio siglo, por ejemplo, los shipibos celebraban el Ani Sheati, una gran fiesta con motivo de la extirpación del clítoris de las adolescentes. Ahora esta práctica, afortunadamente, es sólo un recuerdo.

Si una costumbre es nociva, simplemente tiene que ser modificada y lo ideal es que la misma población que la practica vaya cambiando. De lo contrario, puede ser necesaria la intervención del Estado. De esta forma, el pasado 31 de diciembre varios distritos de Lima prohibieron la quema de muñecos de Año Nuevo. Van varios años en que los juegos de carnaval son menos violentos en Lima debido al temor a una sanción (el domingo pasado, estuve paseando por Barrios Altos sin mayor inconveniente).

También está cambiando el polémico cortamonte. Desde hace tres años, en Jauja y Concepción se le está reemplazando por la fiesta del Sacha Talpuy o plantado de árboles. La cantante Nelly Munguia es una de las propulsoras de esta iniciativa, que ha promovido también Pedro Barreto, el Arzobispo de Huancayo, cuya defensa del medio ambiente le ha generado muchos ataques por Doe Run. Más de veinte mil árboles han sido plantados desde entonces. Por su parte, la Municipalidad de Jauja ha dispuesto que, por cada árbol que se tale para una yunsa, se debe plantar diez.

Esperemos que en toda la sierra (y en el club Huancayo) este ejemplo cunda. Esperemos también que las otras costumbres que hacen daño a personas, animales o plantas pronto vayan desapareciendo. Wilfredo Ardito Vega: Catedrático universitario. Activista de derechos humanos. Master en Derecho Internacional de los DH y Doctor en Derecho.


Deja un comentario

arb05bHuancayo, 12 de enero 2017

Doctor

Alcides Chamorro Balvín

Alcalde de Huancayo

Presente

De mi consideración

Previo afectuoso saludo me permito dirigirme a Ud., a nombre de la Asociación CANTO VIVO, con la finalidad de hacerle llegar nuestra solicitud referida a la necesidad de que el Concejo de Huancayo reglamente la tala de nuestros árboles urbanos institucionalizando la jornada “El Plantamonte” como una actividad ambientalista y de sensibilización frente a la importancia del árbol y del cuidado del medio ambiente. Para tal efecto adjunto a la presente una Propuesta de Ordenanza.

La presente solicitud la hacemos en base a las siguientes consideraciones:

Objeto

Reglamentar la tala festiva, masiva e indiscriminada, y reforestar las áreas degradadas de la ciudad a efecto de que disminuya el impacto ambiental y social de los gases de efecto invernadero, contribuyendo de esta manera a la conservación de la masa arbórea en beneficio de la salud humana.

La reforestación movilizará a la población, especialmente estudiantil, hacia las áreas depredadas, previamente identificadas de la ciudad, donde se deben instalar árboles que ayuden a mejorar la calidad de vida de los huancaínos. Dicha movilización será denominada “El Plantamonte” y debe llevarse a cabo en el mes más adecuado de acuerdo a la recomendación de los técnicos forestales municipales.

Justificación

No existiendo un censo forestal metropolitano mal podríamos calcular cuántos árboles existen por habitante y así advertir si se cumple con la recomendación de la Organización Mundial de la Salud que señala la importancia de “… tener al menos un árbol por cada tres habitantes para mejorar la calidad del aire”. Sin embargo, en el espacio público urbano de Huancayo Metropolitano, es fácil advertir que existe una elevada falta de árboles en la ciudad.

Contaminación y tala festiva

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 23% de las muertes mundiales se debe a las condiciones ambientales como la contaminación del aire, el agua y suelo, etc.

Estos problemas se agudizarán si los emigrantes rurales siguen desplazándose masivamente hacia las ciudades en busca de mejores condiciones de vida, no siendo las urbes precisamente los lugares más sanos debido a la excesiva cantidad de carros, la contaminación del aire, las escasas áreas verdes, el intenso tránsito, el ruido ensordecedor y la creciente violencia que deterioran la salud de los citadinos.  

Huancayo es una ciudad que alberga a miles de migrantes que se han asentado de manera definitiva y lo seguirán haciendo principalmente en las periferias, donde mayormente no cuentan con los servicios básicos para una vida saludable.

Agrupados en incontables asociaciones, círculos, clubes, etc. los migrantes, y no solo ellos, realizan las fiestas costumbristas dándole continuidad a sus tradiciones festivas. Entonces, los “cortamontes” o “tumbamontes” (Huancayo, Tarma, Jauja), sachacuchuy (Ayacucho), “huachihualitos” (Ica), yunsas (Lima), “huachihualos” (Huaraz), “unsha” (Cajamarca), “umishas” (Tarapoto, Iquitos), son reproducidos permanente y crecientemente con la tala, no solo de un árbol, sino de muchos más, simplemente para la diversión. 

Frente a esta depredación es urgente que las autoridades municipales, sin prohibir la mencionada costumbre, reglamenten el uso festivo de los árboles urbanos, que por miles y miles son talados durante todo el año especialmente en la época de los carnavales y el verano, los mismos que deben ser reemplazados con creces por existir un clamoroso déficit de árboles en nuestra ciudades. Así también se estaría cumpliendo con las recomendaciones de la OMS referidas a que toda ciudad tenga un árbol por cada tres habitantes y un mínimo de 9 m2 de áreas verdes.

Es lamentable, pues, que, por ejemplo, nuestra capital Lima tenga solo 1.45m2 de área verde por habitante según SERPAR y cifras del Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano de Lima y Callao (PLAM 2035), ocupando el último puesto en la clasificación de espacios verdes del Índice de Ciudades Verdes de América Latina (2010), muy por debajo de Santiago de Chile, México DF, Bogotá y Quito.

No debemos pasar por desapercibido que el aire contaminado es un gran peligro ambiental para la salud, y que felizmente tenemos un buen amigo natural: el árbol. Este invalorable regalo de la naturaleza, que estamos obligados a proteger, no solo es refugio de fauna diversa, sino también absorbe contaminantes, reduce el ruido del tráfico, reduce la radiación solar, sirve como barrera contra el viento y captura eficientemente el dióxido de carbono (CO2) que es un gas de efecto invernadero, contribuyendo a mitigar, de esta manera, el cambio climático, además de otros tantos beneficios.

La Municipalidad de Huancayo está obligada, pues, a asumir el gran desafío de lograr una respetuosa convivencia entre nuestras tradiciones y el árbol en particular.

Por lo anteriormente expuesto, ruego a Ud. se sirva poner a consideración del Honorable Concejo la presente solicitud y se discuta el Proyecto de Ordenanza que adjunto a la presente a efecto de institucionalizar la jornada de “El Plantamonte” como una actividad ambiental y de sensibilización frente a la importancia del árbol y del cuidado del medio ambiente.

Atentamente

Luís Humberto Torino Mendizábal

DNI 07342137

 Presidente

Asociación CANTO VIVO

 Jr. Amazonas 349-Huancayo

Proyecto de Ordenanza

 Considerando

Que, los recursos forestales en general constituyen una gran fuente integral de vida para la humanidad, lo que obliga a su responsable conservación y uso racional;

Que, en las ciudades urge impulsar el desarrollo forestal a efecto de contener la contaminación ambiental que alcanza niveles de peligro para la salud de sus habitantes;

Que, la acción a favor de la salud pública en la ciudad de Huancayo compromete a las instituciones públicas y privadas, así como a las organizaciones vecinales y ciudadanos en general;

Que, es urgente e impostergable dictar medidas para el desarrollo de la presencia forestal y el cuidado del mismo.

Estando a lo opinado por la Comisión de Regidores de Asuntos Ambientales, …

 Se acuerda

PRIMERO.- Declárase la masa forestal de Huancayo, y sus distritos, de necesidad y utilidad pública.

SEGUNDO.- Queda terminantemente prohibida la tala indiscriminada de árboles en el ámbito de la jurisdicción de la provincia de Huancayo. Los vecinos que por necesidad justificada requieran talar un árbol deberán presentar su solicitud a la respectiva municipalidad de su jurisdicción acompañando el informe favorable de un perito profesional. Tratándose de solicitudes presentadas por ante las municipalidades distritales estas deberán ser derivadas con su respectiva opinión a la Municipalidad de la Provincia de Huancayo.

TERCERO.- Las autorizaciones para la tala deben referirse a árboles no declarados como históricos y/o notables, así como a los que no se encuentren en vías de extinción. Toda solicitud deberá ser acompañada de un informe favorable de un perito forestal.

CUARTO.- Para que proceda la autorización, y luego de comprobarse que se justifica la solicitud, deberá exigirse, como requisito previo e indispensable, el pago del valor de diez plantones de la misma especie, por cada árbol a talarse. Considérese el valor referencial de cada plantón a razón del 5% de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente.

QUINTO.- Excepcionalmente, y solo en la temporada de carnavales (mes de febrero), se autorizará la realización de los llamados “cortamontes” o “yunsas” siempre y cuando se utilice solo un árbol por reunión festiva y no sea un ejemplar considerado como histórico, notable o se encuentre en vías de extinción. Quien desee talar un árbol para el fin festivo deberá abonar la suma referida al 50% de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente.

SEXTO.- Las personas naturales y/o jurídicas que directamente, o por intermedio de sus representantes y/o dependientes, talen árboles por cualquier motivo, incluidos los utilizados para fines festivos, sin la respectiva autorización, serán sancionadas con una multa de una Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente por cada árbol talado.

SÉTIMO.- Créase una cuenta de ingresos económicos destinada exclusivamente a satisfacer la realización de obras forestales. En dicha cuenta se depositarán los conceptos de pago por autorizaciones, multas y posibles donaciones a favor de la foresta de la ciudad.

OCTAVO.- Instáurese la actividad ambiental de “El Plantamonte” como una manera de compensar la deforestación provocada por la tala festiva denominada “yunsa” o “cortamonte”. “El Plantamonte” indefectiblemente se realizará durante el mes de … de cada año, siendo de exclusiva responsabilidad de la Municipalidad de la Provincia de Huancayo su organización y realización. Deducidos los gastos que demande dicha actividad, la suma restante será distribuida entre las municipalidades distritales de manera proporcional a su contribución a efecto de satisfacer la instalación de plantones de árboles en los parques de sus jurisdicciones y repotenciar sus viveros forestales.

NOVENO.- Las municipalidades distritales deberán realizar el inventario de sus áreas verdes, así como de sus árboles, debiendo especificar su ubicación, nombre científico, nombre vulgar, descripción botánica, posible antigüedad y origen.

Regístrese, comuníquese y cúmplase


Deja un comentario

La Amazonía peruana perdió 156 000 hectáreas de selva en 2015

zaMás de 156 000 hectáreas de selva desaparecieron en 2015 en la Amazonía peruana, un 11 % menos que la deforestación registrada el 2016, que fue de 177 000 hectáreas, anunció este jueves 26 de enero en un comunicado el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) en un comunicado.

La región peruana con mayor área de Amazonía deforestada en 2015 es Loreto, ubicada en el noreste del territorio peruano, con 32 000 hectáreas. A Loreto le sigue la oriental Ucayali, con 30 000 hectáreas; la central Huánuco, con 23 000 hectáreas; la norteña San Martín, con 22 000 hectáreas, y la sureña Madre de Dios, con 17 000 hectáreas.

Entre 2001 y 2015, la Amazonía peruana registra una pérdida de 1,8 millones de hectáreas de bosques húmedos tropicales, una superficie mayor que la extensión de Kuwait. En los últimos 14 años, las regiones con mayor pérdida de cobertura boscosa son San Martín, con 382 000 hectáreas; Loreto, con 347 000 hectáreas; Ucayali, con 298 000 hectáreas; y Madre de Dios, con 145 000 hectáreas.

Los datos fueron recogidos por los Ministerios de Agricultura y Riego y de Ambiente, con el apoyo de la Sala de Observación de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA), y la metodología usada ha sido desarrollada por la Universidad de Maryland (Estados Unidos). El ámbito de estudio del proyecto abarcó los 69 millones de hectáreas de bosques húmedos amazónicos que se encuentran ubicados en quince regiones.


Deja un comentario

Lima: Canto Vivo propone reglamentar uso masivo y festivo de árboles urbanos

"Yunsa": Masiva deforestación festiva

Lima, 19 de noviembre 2006

Doctor

Luís Castañeda Lossio

Alcalde de Lima

Presente

De mi consideración

Previo afectuoso saludo, a nombre de mi representada Canto Vivo –que es un colectivo ambientalista- me permito dirigirme a Ud. con la finalidad de hacerle llegar nuestra solicitud referida a la necesidad de que el Concejo reglamente la tala de nuestros árboles urbanos institucionalizando la jornada “El Plantamonte” como una actividad ambientalista y de sensibilización frente a la importancia del árbol y del cuidado del medio ambiente.

La presente solicitud la hacemos en base a las siguientes consideraciones:

Objeto

Reglamentar la tala indiscriminada y reforestar las áreas degradadas de la capital a efecto de que disminuya el impacto ambiental y social de los gases de efecto invernadero, con la finalidad de contribuir a la conservación de la masa arbórea en beneficio de la salud humana.

La reforestación movilizará a la población, especialmente estudiantil, hacia las áreas depredadas, previamente identificadas de la ciudad, donde se instalarán árboles que ayuden a mejorar la calidad de vida de los limeños. Dicha movilización será denominada “El Plantamonte” y debe llevarse a cabo en el mes más adecuado de acuerdo a la recomendación de los técnicos forestales municipales.

Justificación

No existiendo un censo forestal metropolitano mal podríamos calcular cuántos árboles existen por habitante y así advertir si cumplimos con la recomendación de la Organización Mundial de la Salud que señala la importancia de “… tener al menos un árbol por cada tres habitantes para mejorar la calidad del aire”. Sin embargo, en el espacio público urbano de Lima Metropolitana, es fácil advertir que existe una gran falta de árboles en la ciudad.

El déficit de árboles se hace más que evidente, en nuestra ciudad, cuando comparamos con la realidad de otras ciudades como Curitiba (Brasil) que tiene un promedio de 52 árboles por habitante; Madrid (España) tiene 14 por habitante; París (Francia) 11,5 por habitante; Santiago de Chile, 10 por habitante y Ciudad de México (una de las ciudades más contaminadas del mundo) tiene 3,5 árboles por persona.

Contaminación y tala festiva

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), un 23% de las muertes mundiales se debe a las condiciones ambientales como la contaminación del aire, el agua y suelo, etc.

Estos problemas se agudizarán si los emigrantes rurales siguen desplazándose masivamente hacia las ciudades en busca de mejores condiciones de vida, no siendo las urbes precisamente los lugares más sanos debido a la excesiva cantidad de carros, la contaminación del aire, las escasas áreas verdes, el intenso tránsito, el ruido ensordecedor y la creciente violencia que deterioran la salud de los citadinos.

Lima, con casi 10 millones de habitantes es una gran ciudad que alberga a emigrantes que se han asentado de manera definitiva principalmente en las periferias de la capital, donde mayormente no cuentan con los servicios básicos para una vida saludable.

Agrupados en más de 6 mil asociaciones, círculos, clubes, etc. los emigrantes realizan sus fiestas costumbristas dándole continuidad a sus tradiciones festivas. Los “cortamontes” o “tumbamontes” (Huancayo, Tarma, Jauja), sachacuchuy (Ayacucho), “huachihualitos” (Ica), yunsas (Lima), “huachihualos” (Huaraz), “unsha” (Cajamarca), “umishas” (Tarapoto, Iquitos), son reproducidos permanente y crecientemente en Lima con la tala, no solo de un árbol, sino de muchos más, simplemente para la diversión.  Y no solo son las organizaciones distritales o provinciales, las que organizan las “yunsas millonarias”, sino también las sociales y los llamados promotores folklóricos con objetivos puramente lucrativos.

Frente a esta depredación es urgente que las autoridades municipales, sin prohibir la mencionada costumbre, reglamenten el uso festivo de los árboles urbanos, que por miles y miles son talados en Lima Metropolitana durante todo el año y especialmente en la época de los carnavales y el verano, los mismos que deben ser reemplazados con creces por existir un clamoroso déficit de árboles en la capital. Así también se estaría cumpliendo con las recomendaciones de la OMS referidas a que toda ciudad tenga un árbol por cada tres habitantes y un mínimo de 9 m2 de áreas verdes.

Es lamentable, pues, que Lima tenga solo 1.45m2 de área verde por habitante según SERPAR y cifras del Plan Metropolitano de Desarrollo Urbano de Lima y Callao (PLAM 2035), ocupando el último puesto en la clasificación de espacios verdes del Índice de Ciudades Verdes de América Latina (2010), muy por debajo de Santiago de Chile, México DF, Bogotá y Quito.

No debemos pasar por desapercibido que el aire contaminado es un gran peligro ambiental para la salud, y que felizmente tenemos un buen amigo natural: el árbol. Este invalorable regalo de la naturaleza, que estamos obligados a proteger, no solo es refugio de fauna diversa, sino también absorbe contaminantes, reduce el ruido del tráfico, reduce la radiación solar, sirve como barrera contra el viento y captura eficientemente el dióxido de carbono (CO2) que es un gas de efecto invernadero, contribuyendo a mitigar, de esta manera, el cambio climático, además de otros tantos beneficios.

Antecedentes

 -Con fecha 22 de febrero-2002 presentamos a la Municipalidad Metropolitana de Lima nuestra propuesta, adjuntando el respectivo proyecto de Ordenanza Municipal (Exp. 013272-2002)

-Con fecha 03-11-2008, volvimos a insistir ante la Municipalidad Metropolitana de Lima nuestra solicitud debido a la indiferencia demostrada por años (Exp. 0132218-2008).

Señor Alcalde, sin embargo, y gracias a nuestra primera campaña, que culminó con la plantación de centenas de plantones en el distrito de Pilcomayo -Huancayo- el 02 de marzo de 1997, las autoridades municipales de provincias gradualmente acogieron nuestra iniciativa y reglamentaron el uso de sus árboles urbanos.

Han sido los estudiantes, pues, quienes mayormente, hasta la fecha, realizan la actividad reforestadora de “El plantamonte” que se practica indistintamente en diversos lugares de nuestro país.

Nos permitimos adjuntar algunas copias de las notas periodísticas (como la del Diario CORREO de Huancayo del 04-03-1997 que informó a página entera la creación del “Plantamonte” en el distrito de Pilcomayo. Las demás notas periodísticas dan cuenta de la vigencia de “El plantamonte” como una manera de forestar y reforestar, además de compensar con plantones los árboles que sirvieron para la diversión, con el lema: “Si talas un árbol para tu diversión, planta muchos para la vida”.

Por todo lo expuesto

Señor Alcalde, solicitamos que la Municipalidad Metropolitana de Lima reglamente el uso festivo de nuestros árboles urbanos y asuma el gran desafío de lograr una respetuosa convivencia entre sus habitantes, sus tradiciones y el árbol en particular.

Rogamos a Ud. se sirva poner a consideración del Honorable Concejo el presente proyecto para también institucionalizar la jornada de “El Plantamonte” como una actividad ambiental y de sensibilización frente a la importancia del árbol y del cuidado del medio ambiente.

Atentamente

Luís Humberto Torino Mendizábal

   Presidente

                                Propuesta de Ordenanza

 CONSIDERANDO

Que, los recursos forestales en general constituyen una gran fuente integral de vida para la humanidad, lo que obliga a su responsable conservación y uso racional;

Que, en las ciudades urge impulsar el desarrollo forestal a efecto de contener la contaminación ambiental que alcanza niveles de peligro para la salud de sus habitantes;

Que, la acción a favor de la salud pública en Lima Metropolitana compromete a las instituciones públicas y privadas, así como a las organizaciones vecinales y ciudadanos en general;

Que, es urgente e impostergable dictar medidas para el desarrollo de la presencia forestal metropolitana y el cuidado del mismo.

Estando a lo opinado por la Comisión de Regidores de Asuntos Ambientales,…

SE ACUERDA

PRIMERO.- Declárase la masa forestal de Lima Metropolitana de necesidad y utilidad pública.

SEGUNDO.- Queda terminantemente prohibida la tala indiscriminada de árboles en el ámbito de la jurisdicción de Lima Metropolitana. Los vecinos que por necesidad justificada requieran talar un árbol deberán presentar su solicitud a la respectiva municipalidad de su jurisdicción acompañando el informe favorable de un perito profesional. Tratándose de solicitudes presentadas por ante las municipalidades distritales estas deberán ser derivadas con su respectiva opinión a la Municipalidad de Lima Metropolitana.

TERCERO.- Las autorizaciones para la tala deben referirse a árboles no declarados como históricos y/o notables, así como a los que no se encuentren en vías de extinción. Toda solicitud deberá ser acompañada de un informe favorable de un perito forestal.

CUARTO.- Para que proceda la autorización, y luego de comprobarse que se justifica la solicitud, deberá exigirse, como requisito previo e indispensable, el pago del valor de diez plantones de la misma especie, por cada árbol a talarse. Considérese el valor referencial de cada plantón a razón del 10% de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente.

QUINTO.- Excepcionalmente, y solo en la temporada de carnavales (mes de febrero), se autorizará la realización de los llamados “cortamontes” o “yunsas” siempre y cuando se utilice solo un árbol por reunión festiva y no sea un ejemplar considerado como histórico, notable o se encuentre en vías de extinción. Quien desee talar un árbol para el fin festivo deberá abonar la suma referida al 50% de la Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente.

SEXTO.- Las personas naturales y/o jurídicas que directamente, o por intermedio de sus representantes y/o dependientes, talen árboles por cualquier motivo, incluidos los utilizados para fines festivos, sin la respectiva autorización, serán sancionadas con una multa de una Unidad Impositiva Tributaria (UIT) vigente por cada árbol talado.

SÉTIMO.- Créase una cuenta de ingresos económicos destinada exclusivamente a satisfacer la realización de obras forestales. En dicha cuenta se depositarán los conceptos de pago por autorizaciones, multas y posibles donaciones a favor de la foresta de la ciudad.

OCTAVO.- Instáurese la actividad ambiental de “El Plantamonte” como una manera de compensar la deforestación provocada por la tala festiva denominada “yunsa” o “cortamonte”. “El Plantamonte” indefectiblemente se realizará durante el mes de … de cada año, siendo de exclusiva responsabilidad de la Municipalidad de Lima Metropolitana su organización y realización. Deducidos los gastos que demande dicha actividad, la suma restante será distribuida entre las municipalidades distritales de manera proporcional a su contribución a efecto de satisfacer la instalación de plantones de árboles en los parques de sus jurisdicciones y repotenciar sus viveros forestales.

NOVENO.- Las municipalidades distritales deberán realizar el inventario de sus áreas verdes, así como de sus árboles, debiendo especificar su ubicación, nombre científico, nombre vulgar, descripción botánica, posible antigüedad y origen.

Regístrese, comuníquese y cúmplase


Deja un comentario

OBRAS Y PERSONAJES EN PERÚ SALPICADOS POR PAGOS DE SOBORNOS DE ODEBRECHT

xzDepartamento de Justicia de Estados Unidos informó que constructora brasileña reveló pagos de coimas en 11 países por cerca de US$ 439 millones entre 2001 y 2016

Hoy, la constructora brasileña Odebrecht confirmó al Departamento de Justicia de Estados Unidos que entre 2005 y 2014 pagó sobornos a funcionarios peruanos por cerca de 29 millones de dólares para asegurar contratos de obras públicas. La compañía también afirmó que con el pago de estos sobornos  en Perú se benefició por más de US$ 143 millones. En el documento, se da cuenta de un pago de US$ 20 millones realizado entre 2005 y 2008, es decir, durante el gobierno de Alejandro Toledo y Alan García.

En 2005 la constructora brasileña participó en la licitación para un proyecto de “infraestructura gubernamental”, según se lee en el documento. En ese periodo, de acuerdo a la información recogida por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, un empleado de Odebrecht se acercó a un intermediario de un “alto funcionario” del gobierno peruano, quien se ofreció a apoyar a la empresa brasileña. “Después de las conversaciones iniciales con el intermediario, el empleado de Odebrecht participó en varias reuniones, algunas de las cuales contaron con la presencia del funcionario gubernamental”, aparece en el documento. Leer más: https://goo.gl/4OgzQ7


Deja un comentario

Sed y conflicto en los andes peruanos

PARO CONTRA PROYECTO MINERO EN CAJAMARCA TRANSCURRE PACÕFICAMENTELa minería representa el 65% de las exportaciones y es al mismo tiempo el sector con mayor número de conflictos sociales por el agua. Las principales operaciones mineras se ubican en zonas de cabeceras de cuenca de donde proviene el recurso que abastece a comunidades rurales, ciudades y la agricultura. El incremento de sequías, acentuadas por los impactos del cambio climático, agudiza la disputa. Este sector no ha presentado sus compromisos para reducir sus emisiones.

El 95% de los habitantes del Perú utilizan agua que proviene de las zonas altoandinas (cabeceras de cuenca), según un informe del Programa de las Naciones Unidas, del 2013. Las permanentes sequías, el retroceso de los glaciares y la reducción de las lluvias acentuadas por el cambio climático acompañan los conflictos por el recurso entre las comunidades y la industria extractiva.

El Perú -como parte de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático- se ha comprometido a reducir en un 30% sus emisiones proyectadas al 2030. Estos compromisos son conocidas como iNDC (Intended Nationally Determined Contributions, por su definición en inglés). ¿Cuál es la estrategia y los compromisos del Estado para adaptarse a estos cambios y reducir emisiones? Leer más: https://goo.gl/YiIx3E